Italia sufre el cierre progresivo de sus tiendas de moda. Durante los dos primeros

meses de 2014 se registraron 3.065 cierres contra 723 nuevas aperturas; el saldo es negativo en 2.342 establecimientos, según la asociación nacional representante de las pymes en los sectores de comercio, turismo, servicios, artesanado e industria, Confesercenti.

La crisis ha afectado de forma general a todas las regiones italianas, aunque con algunas diferencias: en Lombardía se registra el mayor número de cierres (277 en los dos primeros meses de 2014). De acuerdo con las previsiones, si la tendencia negativa continúa, se llegaría a un total de 18.000 cierres a finales de 2014.

La causa principal de la crisis es claramente la reducción del gasto de las familias en este sector; aunque se dan también otros factores, como la presión fiscal a los comercios (que alcanza niveles del 66 por ciento sobre las ganancias) y el aumento de los alquileres. Se registra, además, un repunte de la competencia por la falsificación de marcas y el aumento de las ofertas online y de las ventas directamente de fábrica –también vía web- que ofrecen promociones todo el año. En 2013, el gasto total registrado a través de esos portales fue de 1.800 millones de euros.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO