Cómo China externaliza la moda rápida a Etiopía

Etiopía se está convirtiendo rápidamente en el nuevo centro de la moda rápida. La mano de obra ultra barata, los incentivos impositivos, la corrupción escasa o nula y un gobierno tan necesitado de desarrollo industrial como las empresas de moda rápida están desesperadas por exenciones impositivas.

El Cuerno de África que alguna vez se caracterizó por la sequía y el conflicto está ahora a punto de convertirse en la tierra prometida que produce grandes cantidades de prendas baratas a precios aún más bajos.

¿Pero quién está ganando?

Las mujeres que trabajan como costureras en estas fábricas ganan 25 dólares por mes. Uno puede imaginar los ahorros para compañías como H&M, Levi's, Guess y PVH, Tommy Hilfiger y Calvin Klein, quienes fabrican en Etiopía, buscando continuamente mejorar los márgenes y reducir los costos de la cadena de suministro. Pero la pregunta sigue siendo si países como China, India, Sri Lanka y Bangladesh subcontratan su producción a fábricas etíopes más baratas, ¿qué dice eso sobre las condiciones laborales y los salarios justos para los etíopes?

El escenario para el creciente centro de moda rápida de Etiopía es el Parque Industrial Hawassa. Financiado con 250 millones de dólares de inversión china Actualmente hay cuatro parques, con planes para abrir ocho más en 2020, según Bloomberg, quien lo denominó “el gran experimento de externalización de Beijing.”

Las empresas están exentas de cinco años de impuestos

La desgravación fiscal es muy atractiva, ya que las compañías están exentas del impuesto a las ganancias durante los primeros cinco años de negocios. También están exentos los aranceles e impuestos sobre la importación de bienes de capital y suministros de construcción. "El plan es crear un total de 2 millones de empleos en la industria manufacturera para fines de 2025", declaró la Comisión de Inversiones de Etiopía en Bloomberg.

Por supuesto, hay áreas grises, y una oscura en eso. El desarrollo industrial del país podría chocar en cualquier momento con la situación política inestable que amenaza el estallido de una guerra civil. Los conflictos étnicos no resueltos persisten, y como el segundo país africano más poblado con 105 millones de personas, es la 6 minoría procente que dicta la política y las fuerzas de seguridad.

Aún así, el gobierno etíope espera crear una base industrial sólida y competitiva, incluso si el país se encuentra en estado de emergencia. Está trabajando para garantizar la transformación agrícola, mejorar la capacidad de exportación y consolidarse como un sector manufacturero global.

Crédito: Parque Industrial Hawassa, Programa SET, Instituto de Desarrollo de Ultramar

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO