Victoria Beckham, 11 años de moda, 11 años de pérdidas

Una primera fila llena de celebrities que se suman al protagonismo de su marido David Beckham y de la editora de Vogue Anna Wintour, son la carta de presentación de los desfiles de Victoria Beckham que han recibido no solo un gran reconocimiento, sino una aclamación, desde que la ex estrella del pop llegó al escenario de la moda en 2008.

Una boutique en la prestigiosa calle Dover Street de Londres, una segunda tienda en Hong Kong y aproximadamente 400 distribuidores mundiales han mantenido la marca visible en los mercados de moda más importantes del mundo. Con todos estos ingredientes la celebración de los Beckham sería mayúscula pero, falta un pequeño detalles: las pérdidas registradas durante los últimos 11 años.

Ampliando la brecha

Victoria Beckham Ltd registró un beneficio por valor de 35.1 millones de libras durante el 2018, lo que supone una pérdida creciente del 16 por ciento respecto a 2017. Las pérdidas operativas se ampliaron hasta un 18 por ciento llegando a los 11.7 millones de libras, y el negocio aún no ha tenido un año rentable en sus 11 años de vida.

La compañía, a pesar de no tener un pasado agitado, recientemente ha sufrido un grandes cambios: en su cúpula directiva, en su estrategia y en su propiedad, vendiendo una participación minoritaria por valor de 30 millones de libras a Neo Investment Partners hace dos años. Además, la expansión a nuevas categorías de producto, incluida una gama de maquillaje lanzada durante la última Semana de la Moda de Londres, llegó precedida del nombramiento de un nuevo CEO el mes pasado. Marie LeBlanc de Reynies reemplazó al CEO saliente Paolo Riva en octubre y Ralph Toledano, exdirector de la división de moda del grupo Puig y actual presidente de la Federación Francesa de la Alta Costura, fue nombrado presidente hace solo seis meses. La tarea principal del nuevo equipo directivo es acelerar la rentabilidad de la empresa.

Si bien las pérdidas se esperaban, ha habido una desaceleración en la demanda de la moda de Beckham, lo que significa que la rentabilidad de bolsos, zapatos, maquillaje y gafas de sol es clave para asegurar una vía rápida de beneficios.

La estética minimalista de la marca ha tenido problemas para captar a los clientes amantes del lujo purista, que tienden a comprar en marcas como The Row o en Celine cuando estaba Phoebe Philo como creadora. Beckham, quien a menudo asegura que diseña para empoderar a las mujeres, está teniendo dificultades para justificar el precio de un bolso de 1.500 libras o un vestido de precio similar, con la etiqueta de una marca que parece emporderar exclusivamente a las celebrities. El prestigio de una prenda de Victoria Beckham, a pesar de cualquier artesanía excepcional, no es comparable a la de una casa de lujo para muchos compradores. La categoría de belleza puede demostrar ser el verdadero generador de beneficios para la ex cantante de las Spice Girls.

En octubre, según indican los últimos informes, Beckham puso su canal de YouTube en pausa después de acumular solo 114,000 suscriptores. Este hecho parece bastante contradictorio con la afirmación del presidente Toledano que hizo a Business of Fashion, en la que revelaba que la marca se irá construyendo junto con la personalidad de Beckham. La personalidad de Beckham, que parece fabulosa e impecable, también puede ser un obstáculo para el crecimiento de la marca, ya que en la actualidad su popularidad es radicalmente diferente a la de sus buenos tiempos como estrella del pop, en la que acumuló su mayor número de fans.

La declaración de Beckham en la televisión matutina en la que destacó que “no estoy tratando de parecer más joven”, una frase, tal vez, no del todo sincera, la compañía parece que quiere redireccionar la atención hacia su nueva colección de maquillaje para conquistar al consumidor con consejos de belleza estilo blog.

Además de aprovechar el nombre familiar, el activo de marketing más preciado de la compañía, Beckham selecciona cuidadosamente su outfit para ser siempre fotografiada con su propia marca, y conseguir a través de las redes sociales, cobertura mundial. Aunque la crítica con ella parezca algo fácil, Beckham ha recorrido un largo camino desde su debut en moda, estableciendo firmemente sus bases como diseñadora y empresaria, acumulando 24 millones de seguidores en Instagram, moviendo 35 millones de libras y con un equipo de veteranos de la industria. Según la mayoría de los estándares, esto debería clasificaría como una fórmula segura para conseguir el éxito.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk y traducido y editado por Paula V. Pinuaga.

Crédito de foto: Cortesía de Victoria Beckham

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO