Cuando las firmas de moda miran hacia la hostelería...

Cada vez son más frecuentes las marcas de moda en lanzarse a la hostelería: qué les puede animar con tanta competencia en una coyuntura económica incierta? Armani, Bulgari, Versace, Missoni o Zadig & Voltaire, son algunas firmas que han

montado su propia cadena bajo su proprio label en varios lugares del mundo.

En un sector muy exigente, el valor añadido en estos hoteles es, para la clientela, la imagen ya vinculada por la firma de moda. Calidad, lujo, diseño y comodidad podrían ser lo que buscan sus clientes, esperando encontrar en los establecimientos los mismos valores que las tiendas dónde hacen sus compras y las iniciales de las firmas triunfan en los letreros: A para Armani, Z para Zadig & Voltaire, B para Bulgari, C para Camper, D para Diesel, esta tendencia de hoteles con iniciales creada en los años 90 ha aumentado en estos últimos tiempos. Cuando las firmas de moda miran hacia la hostelería...

Sin duda en el 2010, la inauguración más mediática fué la del hotel Armani en la torre de Dubaï más alta del mundo, Burj Khalifa, ha sido el detonante para acelerar el proceso de otras firmas. “Ahora se puede “vivir” realmente la moda”, escribió Guy Dittrich en el libro FashionHotels de las Ediciones TeNeues. “Ahora los hoteles de moda se han sumado a la hostelería de alta gama”.

Muchos nuevos proyectos.

A parte de la firma de joyas Baccarat que también se ha apuntado a la “moda” de abrir hoteles y prevé desembarcar en China, Marruecos, Nueva York, Cartago y Marrakech de aquí al 2014, Armani que sigue con su expansión hostelera. El grupo árabe Emaar Properties, con el que llegó a abrir su prestigioso hotel en Dubaï, abrirá próximamente establecimientos en Londres, Nueva-York, Shanghai y Marrakech. Y en cuanto a la firma de vinos de lujo Cheval Blanc, grand cru classé del grupo galo LVMH, que ya cuenta con un hotel de ultra-lujo en Courchevel, quiere invertir en las Maldivas, Egipto, Omán y París.

Para el francés Bertrand Chovet, director general de la agencia de publicidad Interbrand, “estar en el hotel de una firma cuyo sector principal es exterior a la hostelería es vivir un “momento de experiencia”. Y en lugar de elegir las grandes cadenas hoteleras del mundo, el cliente puede elegir “dejarse tentar por la experiencia Armani”…ya que los elementos de decoración, inmediatamente identificables, han sido escogidos por el mismo diseñador en concordancia con la esencia de la marca.

Sin embargo, para entrar en uno de estos hoteles hay que amar las marcas porque no solo el diseño es del diseñador si no que a veces los muebles y la ropa de la habitación también lo son. Es el caso de Armani. Chovet subraya “se propone a los clientes algo más de lo que ya han podido comprar en las tiendas”.

Pero no todos los hoteles que pertenecen a las firmas de moda son exclusivos para los fanáticos de las marcas. En el hotel Casa Camper de Barcelona, no se habla de zapatos. Lo mismo para el Pelican Hotel de la firma de jeans Diesel, situado en Miami: solo se juega con la identidad de la marca, no existe una “experiencia producto”.

(Anne-Sophie Castro)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO