Bread & Butter cambia política y se abre al público general

La feria Bread & Butter Berlín (BBB) vuelve a cambiar su política de acceso y se abre a al público general a partir de la edición de Julio del año próximo, anunció el director del salón Karl -Heinz Müller. El primer día de los cinco del nuevo calendario

(8 de Julio) estará dedicado a la prensa, los dos días siguientes (9 y 10 de Julio) se abrirá a los compradores y vendedores bajo el nombre de “jornadas profesionales”, y los últimos dos días (11 y 12 de Julio ) serán “días públicos” a los que podrán acceder los consumidores.

El público general podrá comprar pases de día por 25 euros. Para los profesionales la política de precios se mantendrá como antes: todos los profesionales vinculados directamente a las empresas exhibidores tendrán gratuita; y quienes no están directamente vinculados con los expositores tienen una entrada de 500 euros.

“No Bread & Butter cambia política y se abre al público generalhabrá venta a los consumidores”, aclaró Müller quien resaltó que se quiere evitar la competencia directa con el negocio minorista. Sin embargo deja abierta a las marcas la posibilidad de mostrar las colecciones los consumidores. Además de esto el director del BBB dijo que los días de acceso del público general habrá conciertos musicales y eventos.

Por otra parte anunció que para los expositores, el precio del metro cuadrado del stand se incrementará de 380 a 400 euros.

”Todo el mundo quiere a los consumidores”

“Las ferias convencionales ya no funcionan”, dijo Müller para explicar su decisión. “Los consumidores son los que dan el impulso hoy en día, son la clave, todo el mundo los quiere. Además, esos días abiertos al público no son nada nuevo, lo hacen grandes ferias como IAA en Frankfurt o Baselworld”.

Añadió que el feedback en este negocio es muy variable. “No estoy haciendo esto para atraer de nuevo a las grandes marcas a BBB, aunque hay algunos que ya me han dicho que lo reconsiderarán. También he recibido comentarios negativos pero en general la respuesta ha sido positiva”.

Ya en Junio pasado la feria cambió su política al no permitir el ingreso de representantes de cadenas como Inditex, H&M, Primark, Uniqlo, Esprit o New Yorker. En este marco había dejado la entrada libre sólo a los minoristas y compradores, empleados y trabajadores independientes de los expositores, agentes o agencias de los expositores, franquiciados de los expositores, distribuidores de los expositores, asociaciones textiles nacionales e internacionales, embajadas y oficinas comerciales, expositores potenciales y la prensa.

Asimismo se estableció en esa oportunidad que deberían pagar 500 euros por un pase de tres días todos aquellos incluidos en estas categorías: productores y fabricantes (si la fábrica no es propiedad de la marca); empresas y personas vinculados a la producción de textiles, tales como tejedurías, proveedores varios, lavanderías, tinteros o proveedores de servicios relacionados con la industria, como relaciones públicas y agencias de marketing (si no trabajan para alguno de los expositores), agencias de modelos, proveedores de TI y similares, instaladores de tiendas, proveedores de equipamiento de tiendas, instaladores técnicos y similares.

Foto: Karl-Heinz Müller

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO