Berlin asciende como capital de la moda en Alemania

Que Berlín se iba a convertir en la metrópolis de moda en Alemania, era algo que hace unos años no se podría prever. Tras la apertura del Muro 1989, todo parecía ser posible en Berlín, cuando los artistas de todo el mundo la inundaron

en busca de libertad.

Pero,Berlin asciende como capital de la moda en Alemania a pesar de toda la creatividad existente, a la ciudad le faltaba el elemento esencial de una auténtica meca de moda, habitantes pudientes, elegantes y la estructura necesaria imprescindibles para el éxito empresarial. Por lo que los años que siguieron a la Reunificación, Múnich y Düsseldorf todavía lucharon unos años por lucir el título de capital de la moda en Alemania. Berlín tenía una imagen interesante, pero poca substancia real.

Todo eso cambió el año 2003: La Modemesse Premium celebró su debut, además Karl-Heinz Müller trasladó su feria de denim y ropa informal Bread & Butter de Colonia a la capital – atraído por la incomparable fama de la ciudad, que la hace atractiva para los visitantes internacionales. Pero no duró mucho, a comienzos de 2007m Müller decidió trasladar la feria del todo a Barcelona. Berlín tuvo que renunciar a su caballo de tiro más importante durante dos años y medio. El estatus que acababa de conseguir parecía de pronto estar en peligro.

Y eso contando con que ya había dado algunos pasos adelante: Además de la continuamente creciente Premium, también celebraba numerosos eventos menores, tales como el Ideal Showroom, que ofrecía una plataforma no solo a los diseñadores jóvenes berlineses, sino también a las marcas suecas – el carisma de Berlín en y hacia la Europa septentrional fue aumentando en los años siguientes.

Lo que faltaba era un centro simbólico que centrase la atención y tuviese efecto más allá del ramo. En el verano del 2007 se realizó el cambio, cuando tuvo lugar la primera Mercedes-Benz Fashion Week. Desde el punto de vista económico la pasarela no tuvo la importancia de las demás ferias, pero fue decisiva para ver la ciudad como ubicación de moda. Pues en otros lugares de Alemania también había ferias. Sobre todo, por supuesto, en Düsseldorf, donde la CPD pudo defender durante años su estatus de feria de moda más importante de la república. Pero una auténtica Fashion Week solo la había en Berlín. El efecto mediático fue inmenso. Además les ofreció a los diseñadores locales la oportunidad de llamar la atención sobre sus trabajos.

En julio del 2009 Berlín alcanzó por fin la categoría de metrópolis de moda: La Bread & Butter retornó desde Barcelona, donde había podido cimentar su estatus de feria más importante del segmento de mercado. Entretanto la política había reconocido la importancia del ramo y el alcalde Klaus Wowereit había participado decisivamente en el retorno de la feria.

A partir de ahí comenzó la autodinámica. Como había tantos compradores que visitaban Berlín, otras ferias fueron a la capital: La Streetwearmesse Bright acudió desde Frankfurt, la In Fashion de Múnich fundó una Dependance, y la Capsule, que también se celebra en New York, París y Las Vegas seleccionó Berlín como emplazamiento. Pero el hecho de que algunos proyectos no hayan llegado a buen fin, demuestra que no es suficiente ir a Berlín para tener éxito. También hace falta tener un concepto adecuado.

El dominio de la capital fue reconocido finalmente también en Düsseldorf. Tras numerosos intentos de reforma sin éxito, la Igedo Company renunció a la CPD en el formato tradicional. Ahora la sociedad ferial está directamente presente en Berlín, con el formato "The Gallery".

Desde nuestro corresponsal en Berlín

Photos: Mercedes-Benz Fashion Week Berlin AW 2012, Bread & Butter

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO