Decathlon firma un acuerdo con Koopera para dar una segunda vida a las prendas de ropa

La cadena dedicada a la venta y distribución de material deportivo, Decathlon, ha firmado un acuerdo de colaboración con Koopera para dar inicio a un nuevo proyecto, llamado 'Segunda Vida'. La iniciativa surge debido a la necesidad de la compañía deportiva de desarrollar una economía circular responsable, sostenible y centrada en las personas.

Según ha informado Fashion Network, el propósito de este proyecto es “asegurar una correcta y responsable gestión de sus productos al final de su vida útil, ya sea a través de la donación o el reciclado”. Asimismo, Decathlon tiene la meta de emplear únicamente poliéster sostenible en el proceso de producción de sus productos para el año 2020.

El proyecto 'Segunda Vida' dio inicio en octubre de 2017, con la instalación de un contenedor en una de las tiendas de Decathlon en San Sebastián. Al finalizar la instalación de toda la red de contenedores, ambas partes de la iniciativa estiman que se puede llegar a recoger hasta 1.500 toneladas al año. De acuerdo con Fashion Network, a través del proyecto 'Segunda Vida', los clientes de Decathlon podrán depositar cualquier producto de la compañía (ya sean prendas, calzado o accesorios deportivos) que ya no utilicen, en los contenedores ubicados en el interior y exterior de 138 tiendas Decathlon.

Koopera, por su parte, se encargará de recoger los artículos depositados en los contenedores, para posteriormente, entregárselo a quienes más lo necesitan o convertirlos en prendas nuevas mediante el reciclaje. Tal y como ha informado Fashion Network, en las plantas que Koopera tiene en Valencia y el País Vasco, la cooperativa se encargará de separar los tejidos de la prenda para crear stock de algodón y poliéster, entre otros materiales, que luego pueden ser reutilizados por Decathlon y otras compañías, para la producción de nuevos productos.

Koopera es una cooperativa en la que participan Cooperativas de Iniciativa Social y Empresas de Inserción impulsadas por Cáritas en 11 provincias. Su intención es lograr la inserción socio-laboral de personas en situación o riesgo de exclusión social, con la ayuda de actividades de servicios ambientales, reutilización y reciclaje, entre otras. Actualmente, Koopera cuenta con cerca de 600 trabajadores, de los cuales un 55 por ciento son denominados “perfiles de inserción”. Además, dentro de la cooperativa, participan más de 500 personas voluntarias pertenecientes a Cáritas.

Foto: Página web Koopera.