Claves para evitar la adicción a las compras durante este Black Friday

Madrid- La llegada del Black Friday puede suponer una esperada fecha para más de un consumidor, que encontrará en sus ansiadas ofertas y descuentos una buena oportunidad para realizar aquellas compras necesarias pero que ha ido aplazando por cuestiones económicas, incluso para adelantar las tradicionales compras de Navidad. Una jornada de consumo por excelencia a nivel global, que por el contrario puede terminar provocando una gran ansiedad en todas aquellas personas que tienen dificultades para controlar sus impulsos de comprar, o en aquellas otras que son conscientes de la gratificación que sienten comprando.

“Tener posesiones materiales es una fuente de validación para cualquier persona”, “un medio a través del cual se siente valiosa, atractiva, interesante, con estatus o integrada”, se encargan de señalar desde la aplicación de psicólogos Ifeel. Una conducta que podemos utilizar como medida con la que recompensarnos por haber tenido una mala semana o haber trabajado mucho. “El problema surge cuando las fuentes de placer son efímeras”, y este comportamiento termina generando un “estado de culpabilidad, vacío o frustración”. Es entonces cuando podríamos estar ante un comportamiento insano y adictivo hacia las compras, que suele manifestarse a través de diferentes patrones de comportamiento, como la compra de artículos similares a los que ya se poseen. Objetos con cuya adquisición solo se busca el “placer de comprarlos”, generando en contraposición una sensación de culpabilidad y de “bajón” al medio plazo, cuando la persona “se da cuenta de que ha gastado demasiado dinero en demasiadas cosas que no necesitaba”.

Para determinar si somos o estamos ante alguien adicto a las compras, debemos fijarnos no es tanto en la conducta, en el hecho de comprar, “sino en las consecuencias que esa conducta tiene para la persona que la realiza y para quienes tiene a su alrededor”, pudiendo generar “un problema en su bienestar interior, en sus relaciones sociales, en sus finanzas, etc.”. Factores para los que también deberemos tener en cuenta la duración de la conducta, “de la que no nos tendremos que preocupar siempre que se ejerza durante un periodo determinado”.

Los riesgos del comercio online y de las redes sociales

Esta serie de riesgos y de comportamientos “adictivos” y vacíos han encontrado en el canal online a su perfecto aliado. Un terreno especialmente abonado para las personas que muestran estas pautas, en el que las bondades de poder comprar a cualquier hora y desde cualquier lugar que trae consigo el comercio digital terminan convertidas en un arma de doble filo.

“Las tiendas online facilitan y estimulan un patrón de conducta que ya existía”, indican desde Ifeel. “No lo han creado, pero desde luego lo exacerban”. En aquellas “personas predispuestas a comprar de manera compulsiva, como un estilo sistemático de gratificarse y/o aliviar su malestar, cualquier facilidad para comprar es la boca del lobo”. Algo similar a lo que ocurre con las redes sociales, desde las que constantemente nos bombardean “con la idea de comprar dentro de un marco positivo y no culpabilizador, ya que el objetivo es despertar nuestro impulso de adquirir y poseer el artículo en cuestión”.

Consejos de compras para el “Black Friday”

Ante esta serie de peligros, de los que ningún consumidor puede estar totalmente seguro, desde Ifeel nos ofrecen una serie de consejos y pautas que podemos poner en práctica ante la llegada de citas de gran consumo como este Black Friday o el próximo periodo de compras navideño y de rebajas. Como previsión de que puedan terminar suponiendo “un perjuicio más que una satisfacción”.

“En primer lugar, es importante tener un sentido crítico y valorar detenidamente si las ofertas que se nos proponen valen realmente la pena”. Para ello aconsejan coger el control de ese “impulso por comprar” y saber esperar, “lo que en psicología se conoce como ‘retrasar la gratificación’ y preguntarnos si realmente” lo que queremos comprar es un capricho vació o algo que realmente nos hace ilusión tener o que necesitamos. Para lo que podemos entrar a valorar si podemos llegar a ahorrarnos su compra en términos materiales, económicos y de espacio, o incluso plantearnos si con su adquisición podemos prescindir de otro artículo que ya tengamos evitando así la acumulación excesiva de objetos.

Entre los demás consejos en términos de conducta que nos ofrecen desde Ifeel para hacer de nuestras compras un ejercicio lo más placentero posible, también está el marcarnos un presupuesto máximo e intentar no excederlo demasiado, o elaborar una lista cerrada de las cosas que vamos a comprar, unas herramientas útiles que además aportan “una sensación de control sobre el impulso y la conducta de comprar”. Aprovechar el Black Friday para adelantar las compras de Navidad es por otra parte otra de las estrategias aconsejadas por este equipo de psicólogos, que nos permitirá no solo aprovecharnos de los descuentos de estos días, sino saltarnos otro episodio de compras excesivas dentro de tres semanas.

En definitiva, se trata de “programar, pensar, acotar el consumo que vamos a hacer” y “no improvisar”. No comportarnos “como quien va al supermercado a hacer la compra con hambre, ya que este es un camino asegurado para comer lo que no necesitamos y al precio que menos nos conviene”.

Photo Credits: Pixabay.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO