Así será el retail en 2030: realidad virtual y personalización

Madrid- No hay duda de que la irrupción, y la cada vez más consolidada tendencia, del comercio online, ha logrado cambiar nuestros hábitos de compra. Y con ello las exigencias del retail respecto de sus puntos de venta físicos. Cada vez más orientados a generar “experiencias” de compras, entendidas como valor diferenciador capaz de estrechar los lazos entre marcas y consumidores.

Un proceso que continuará a lo largo de los próximos años, atendiendo a lo que recoge la consultora estadounidense Frost&Sullivan en su informe sobre las tendencias y perspectivas en el retail para el año 2030. Fecha para la que, de manera sorprendente, tan solo el 23 por ciento de los consumidores piensa realizar todas sus compras de manera online. Posicionando al punto de venta físico durante las próxima décadas como elemento fundamental en el proceso de compra.

Digitalización y realidad virtual

La omnicanalidad y la integración entre los puntos de venta físicos y virtuales seguirá siendo por tanto una estrategia por la que deberán seguir avanzando las compañías de retail. Una transición que ya se está produciendo en España. Donde las compañías están reestructurando sus redes de tiendas, reduciendo su número y apostando por otras de mayor tamaño y completamente digitalizadas.

Será en el campo de las experiencias donde se observarán mayores avances, fruto de la necesidad por diferenciarse de unas marcas y otras. El uso de tecnología de realidad virtual y aumentada será una por la que apuesten la gran mayoría. Un fenómeno que cambiará completamente la experiencia del consumidor, permitiéndole probarse cualquier producto de manera virtual y en cualquier entorno. Transformando los tradicionales probadores desde en una playa a la calle de cualquier ciudad.

“Las tiendas tendrán que adaptar sus negocios a las nuevas tendencias tecnológicas para poder sobrevivir a esta nueva era de cambios, y la combinación de una experiencia de compra física y digital es la clave del éxito”, señalan desde la compañía francesa de software Dessault Systèmes, promotores del informe desarrollado por Frost&Sullivan. “Las tiendas físicas ya no serán locales con una infinidad de productos expuestos, sino *showrooms *que ofrecerán experiencias inmersivas que no estarán disponibles en línea”.

En cuanto a la gestión de estos puntos de venta, a lo largo de estas próximas décadas se producirán avances y consolidaciones hacia procesos completamente adaptados a la nube. Algo que permitirá una mejor gestión de los establecimientos y del análisis de sus datos. En materia de logística, serán diferentes robots los encargados de reabastecer las estanterías y facilitar a los clientes los artículos que demanden. Mientras que los métodos de pago de digitalizarán y serán más rápidos, con ayuda de tecnologías de vanguardia como la de reconocimiento facial.

Personalización de los artículos

Otra de las grandes tendencias que se irá consolidando en los próximos años, será la de los productos plenamente personalizados y adaptados. Algo que ya están llevando a cabo compañías como la danesa ECCO. Cuyo laboratorio de innovación ha desarrollado, gracias a la impresión 3D, una tecnología con la que poder adaptar las suelas de sus zapatos al pie de cada consumidor.

Photo Credits: Pixabay.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO