Acortar el tiempo de entrega, clave para mejorar la satisfacción del cliente

Madrid- Acortar el tiempo de entrega es uno de los grandes retos de las compañías de retail que ven cómo sus clientes quieren colgar de sus armarios las prendas que compran casi al momento de hacer click.

Marcas como Zara se han sumado a este desafío ofreciendo a sus clientes la posibilidad de recibir sus pedidos incluso en el mismo día (siempre y cuando efectúen la compra antes de las 14 horas).

En este sentido en el segundo semestre de 2018, casi la mitad (44,5 por ciento) de los internautas había realizado un pedido por internet, generando más de 30.000 millones de euros en España a cierre de 2017, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Los datos del estudio “Pedidos on-demand: entregas inmediatas versus programadas” sobre el comportamiento del consumidor online en España, realizado por Stuart, reflejan cómo las entregas programadas están ganando terreno en un sector donde recibir tu pedido en el menor tiempo posible sigue siendo uno de los grandes must por parte de los consumidores online españoles.

Acortar el tiempo de entrega, clave para mejorar la satisfacción del cliente

Tardes y noches cuanto antes mejor

La ajetreada vida en las ciudades impide muchas veces a los españoles tener horarios fijos. De hecho, una de las mayores quejas de los consumidores con un servicio de mensajería son los tiempos inespecíficos que muchas de estas compañías brindan. Esto obliga en muchas ocasiones a sentarse esperando en su casa u oficina durante todo un día, impidiendoles ser productivo.

Esta es una de las grandes razones por las que los españoles nos estamos decantando por usar las mañanas para realizar nuestros pedidos a nuestra conveniencia. Stuart siempre ha valorado la importancia de las entregas programadas como clave del futuro en el delivery. La compañía fue una de las pioneras en España a la hora de implantar a finales 2016 este tipo de servicios en España.

Mañanas de compras

Los días que más solicitamos nuestros pedidos de esta manera son las mañanas de los domingos (74 por ciento), seguido por los viernes y sábados (72 por ciento), martes y miércoles (70 por ciento) y los lunes con un 58%, mientras que en el otro extremo, los jueves no llegan a la mitad (46 por ciento).

Si hablamos de franjas horarias, el estudio de Stuart desvela que el momento de mayor demanda de envíos programables es de 8:00 horas a 10:30 horas, excepto el domingo que llega prácticamente hasta las 12 horas con un 55 por ciento.

Suben las entregas programadas

Si nos centramos en los dos grandes núcleos urbanos del país, el porcentaje de entregas programadas en la ciudad de Barcelona prácticamente se ha duplicado del año 2017 (10 por ciento) al 2018 (19 por ciento). Por otro lado, en la ciudad de Madrid los envíos programados son todavía más populares, pasando del 17 por ciento en 2017 al 24 por ciento en 2018.

Los españoles tenemos claro que cuando se trata de pedir por las tardes y las noches cuanto antes podamos recibirlo, mejor. Los consumidores nos decantamos por los envíos inmediatos prácticamente durante toda la semana. Además en las tardes del fin de semana, el porcentaje suele superar el 90 por ciento de envíos inmediatos, superando el 96 por ciento a partir de las 20:00 horas.

“Los servicios de entrega programada están cambiando la manera de comprar de los españoles. Que te llegue tu pedido a la hora y el lugar que mejor te convenga no es solo una ventaja de compra, también una manera de mejorar nuestra calidad de vida”, según palabras de David Guasch, director de operaciones de Stuart.

Crédito de foto: Stuart
 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO