Vivienne Westwood trae a París ecos del mundo obrero y de la "Belle Époque"

El overol sirvió de inspiración para la marca británica Vivienne Westwood en su colección de trajes de calle y de vestidos "Belle époque", presentada este sábado en el Ayuntamiento de París, un lugar emblemático en la historia de Francia.

"Este lugar para el desfile es muy importante para mí. Era mi sueño, desde hace mucho, mostrar una colección aquí", declaró a la AFP el austriaco Andreas Kronthaler, director creativo de la marca y pareja de Vivienne Westwood, que presenció el desfile en primera línea.

Para la colección otoño-invierno 2020-2021, la casa declinó overoles (monos de trabajo), abrigos y chaquetas "bomber", túnicas y leotardos, para hombres y mujeres, en matices próximos al azul de Prusia, descubierto accidentalmente a principios del siglo XVIII y que se convirtió en un color esencial para el tinte de trajes de faena, lo que hizo que se identificara fuertemente con la clase obrera.

A medida que el desfile avanzaba, los modelos se iban alejando del mundo obrero y se iban acercando a la "Belle époque", con corsés y unos sorprendentes sombreros.

La modelo Bella Hadid lució un vestido con corsé y mangas de punto azul, y luego cerró el desfile envuelta en un largo vestido blanco con mangas abullonadas y una espada en la cintura, con el que acudió a saludar a Vivienne Westwood.

Según Andreas Kronthaler, "la gente salvaje que se viste alocadamente ahuyenta" los malos espíritus del invierno, así que "en este momento necesitamos" este tipo de prendas.

El calzado se compone, principalmente, de botas de bombero o zapatillas altas fabricadas en nailon y cuero reciclados, en colaboración con la marca alemana Buffalo.

Y si lo que se busca es un punto más elegante, la casa británica propuso zapatos de tacón y sandalias con cristales Swarovski de la marca londinense Gina.

El diseñador, conocido por su fuerte compromiso con el medio ambiente -en el pasado hizo colecciones "100% sostenibles"-, admitió que la colección presentada este sábado solo es sostenible en un 80 por ciento.

"Intento utilizar existencias no vendidas o teñir tejidos", explicó, aunque esta vez no pudo "resistirse" y encargó algunos tejidos nuevos "porque tenía ganas".(AFP)

Credit: Lucas BARIOULET / AFP

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO