Vetements, convidado de piedra iconoclasta entre la alta costura

Un desfile de prêt-à-porter de la exitosa Vetements que integró marcas de "streetware" se abrió camino este domingo entre las colecciones de la aristocrática alta costura en París. La grifa del georgiano Demna Gvasalia, que a los 35 años es la nueva estrella del mundo de la moda y presentó la semana pasada su primera colección masculina para Balenciaga, no tiene nada de alta costura.

Sus modelos no son únicos, ni hechos a mano. No llevan horas de confección, ni apelan a oficios artesanales exquisitos, como lo exige la apelación "Haute Couture". Sin embargo, tal vez para dar la señal de que no es ajena a la evolución del sector, la Federación Francesa de la Costura accedió a incluir a esta marca de prêt-à-porter en su programa otoño-invierno de alta costura. Fue en ese contexto que la presentación de Vetements resultó iconoclasta, en un universo por definición cambiante pero al mismo tiempo lleno de reglas y tradiciones.

Vetements, convidado de piedra iconoclasta entre la alta costura

Como decorado, Gvasalia sorprendió eligiendo a las Galerías Lafayette, tiendas casi tan icónicas de la Ciudad Luz como la Torre Eiffel. Colaboraron 17 marcas, muchas de ellas del "streetware", como los jeans Levi's, que el creador recorta y recompone, la chaqueta de motociclista Schott o la de aviador "bombers" de Alpha Industries.

El glamour de Versace

Algunas marcas de lujo como Brioni condimentan esta colección andrógina, sobredimensionada y deconstruida: algunos códigos de Vetements recuerdan los de Maison Margiela en cuyos talleres se formó el georgiano.

Vetements, convidado de piedra iconoclasta entre la alta costura

La apuesta fue presentar una colección en medio de la alta costura "porque es el momento en que los compradores tienen más dinero", dijo a la AFP Demna Gvasalia tras el desfile de la marca cuya parte empresarial dirige su hermano Guram. El estilista asegura que quiso interrogarse "sobre lo que significa hoy la alta costura. ¿Es acaso lindos drapeados, pegados al cuerpo, en tela satinada?".

La respuesta fue rotundamente afirmativa de parte de Donatella Versace, que tuvo la última palabra porque conforme al programa cerró la primera jornada de desfiles, con su colección llena de efectos de drapeado y elegantes nudos, para una mujer escultural, segura de sí misma y conquistadora. Como siempre, la italiana trasladó para la ocasión un ejército de costureras y máquinas de coser, instaladas en una sala adyacente al desfile para los retoques de último momento.

Vetements, convidado de piedra iconoclasta entre la alta costura

Sin perder el estilo seductor que le caracteriza, Atelier Versace apostó a una elegancia más sensual que sexy, con un glamour reminiscente del Hollywood de los años 1950. "Una forma feliz de vivir la moda", comentó Donatella a los periodistas. La jornada había comenzado con el desfile del japonés Yuima Nakazato con su primer colección en la capital francesa.

Criaturas futuristas con siluetas cónicas e iridiscentes creadas en vinilo apelaron a las técnicas tradicionales del origami nipón. "Combinar tecnología con el trabajo artesanal puede ser el futuro de la alta costura", arriesgó el diseñador de 30 años tras el desfile. (AFP)

Photos: Catwalkpictures

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO