Oysho se suma al "Join Life" de Zara

Oysho se suma a la moda eco de su “hermana mayor”, Zara, y se compromete con un plan de acción global para impulsar el cambio y minimizar el impacto social y ambiental en todos los procesos de su colección “Join Life”.

Un proyecto 360

Todas las prendas Join Life se fabrican con materias primas más sostenibles como el algodón orgánico, proveniente de semillas no modificadas genéticamente y cultivadas con fertilizantes naturale,s o el Tencel, una fibra producida en un circuito cerrado que reutiliza el 100 por cien del agua y que procede de la madera de bosques gestionados de forma controlada garantizando su reforestación.

La producción de los tejidos reciclados consume menos recursos naturales y genera menos residuos, reduciendo el impacto medioambiental y protegiendo así la biodiversidad. A partir de estos tejidos, nacen colecciones con Poliéster Reciclado, producido a partir de botellas de plástico usadas, o la nueva línea de baño “Weare the change” creada con Poliamida Reciclada, que se obtiene a partir de desechos como antiguas redes de pesca, moquetas o retales de producción.

Oysho se suma al "Join Life" de Zara

El proyecto “Join Life” va más allá de la materia prima con la que se realizan las prendas. Los pasos clave en este proceso eco-consciente pasan por una logística más sostenible, tiendas eco-eficientes, packagings online de material reciclado, además de un programa de recogida de ropa.

Objetivo: Cero residuos en dos años

Oysho trabaja además para lograr reducir el consumo energético y las emisiones derivadas de la operación logística, alargando la vida útil de las cajas, bolsas, alarmas y perchas de plásticos, reutilizándolas hasta que sea el momento de reciclarlas, reduciendo así el volumen de residuos. El objetivo es cero residuos en tiendas, oficinas y centros logísticos en 2020.

El 91 por ciento de las tiendas Oysho ya son eco‑eficientes: con el propósito de reducir el impacto medioambiental, se ha establecido un sistema de ahorro del 20 por ciento de energía y de un 50 por ciento de agua, disminuyendo de este modo las emisiones de CO2.

Además, parte del compromiso social y medioambiental, Oysho ofrece la posibilidad de depositar prendas usadas en contenedores de recogida localizados en algunas de sus tiendas. Toda la ropa depositada se dona directamente a Cáritas dónde viene separada y clasificada para darle el destino más adecuado, ya sea para sus proyectos sociales o para la transformación del residuo textil en nueva fibra.

Online también acelera el cambio

Siguiendo la misma filosofía, Oysho.com ha introducido un nuevo packaging para los envíos online, que proviene de materiales reciclados y cuenta con certificaciones internacionales que promueven las prácticas sostenibles en los bosques de todo el mundo.

Photo Credits: Oysho