El diseñador francés Nicolas Ghesquiere y la casa Balenciaga aceptaron negociar un arreglo al diferendo que los opone a través de un mediador propuesto por la justicia, indicaron este miércoles las partes en litigio. Balenciaga presentóeste año una demanda contra Ghesquiere, artífice del renacimiento de la marca, que ahora trabaja para Louis Vuitton. Ghesquiere es acusado por la casa fundada por el legendario diseñador vasco Cristóbal Balenciaga de haberla denigrado en declaraciones públicas tras la ruptura en noviembre de 2012 del contrato que los unía.

Al término de una audiencia sostenida en julio pasado en ausencia de Ghesquière, el juez propuso a los abogados intentar una mediación "para que todo el mundo salga con la cabeza en alto", dando a las partes un plazo que vencía este miércoles para aceptar la propuesta.

Los bufetes de los abogados de ambas partes confirmaron este miércoles a la AFP que habían aceptado entrar en mediación en privado fuera de las salas de audiencia, sin dar más detalles. Conforme al contrato, el diseñador francés, que había cobrado una indemnización de 6,5 millones de euros al dejar Balenciaga, se había comprometido a no hacer declaraciones perjudiciales para la imagen de Balenciaga.

Pero dos semanas después, Ghesquiere dio varias entrevistas en las que calificó a la estructura interna de Balenciaga de "burocracia que se volvió cada vez más institucional al punto de dejar de tener nada que ver con la moda". Balenciaga reclamó a Ghesquière una indemnización de 7 millones de euros por daños y perjuicios. El exitoso diseñador presentó en marzo pasado su primera colección prêt-à-porter para Louis Vuitton. (AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO