• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • La Semana de la Moda de París ha sido grande y pequeña a la vez, Balenciaga ha vuelto a dejar su huella

La Semana de la Moda de París ha sido grande y pequeña a la vez, Balenciaga ha vuelto a dejar su huella

Por Jesse Brouns

8 de oct. de 2021

Moda |REPORTAJE

Imagen: Chanel SS22

París - La semana pasada, en París, por momentos parecía que el tiempo se había detenido durante un año y medio, y que todo estaba como antes. Sin embargo, no ha sido una Semana de la Moda como cualquier otra.

En la capital francesa, la Semana de la Moda terminó el martes por la noche con los desfiles de Chanel y Louis Vuitton y el emotivo homenaje de más de cuarenta diseñadores a su colega Alber Elbaz, fallecido el 24 de abril. Tras la semana de Alta Costura a medio gas en julio, ésta ha sido la primera Semana de la Moda desde el inicio de la pandemia del coronavirus, con muchos desfiles. Todavía faltaban en el calendario algunos grandes nombres, como Dries Van Noten, Sacai, Celine y Comme des Garçons. Pero Stella McCartney, por ejemplo, decidió desfilar in extremis el lunes por la mañana. El calendario oficial se reorganizó rápidamente y Shang Xia, que estrenaba nueva directora artística, Yang Li, tuvo que desfilar media hora antes.

Seis mil espectadores en Balmain, veinte en Paul Smith

Por momentos en París todo parecía igual. Cómo quedó demostrado en Balmain, donde el diseñador Olivier Rousteing celebró su décimo aniversario como director artístico, con un espectacular festival de música en una isla del Sena, a las afueras de la ciudad. Franz Ferdinand y Doja Cat tocaron para cientos de periodistas y seis mil fans. Beyoncé leyó una carta pregrabada a Rousteing, y Naomi Campbell y Carla Bruni, entre otras, desfilaron. Las vimos en primer plano, en pantallas tan grandes como los rascacielos. Es sorprendente que un diseñador que diseña vestidos de princesa con precios astronómicos esté al mismo tiempo tan cerca de "la gente".

Balmain vivió la Semana de la Moda a gran escala, mientras que por ejemplo Paul Smith, apostó por lo pequeño.

En una sala de su cuartel general en París, una mansión del siglo XVII en el Marais, el siempre alegre británico comentó personalmente una docena de looks, cada uno de ellos ante grupos de unos 20 espectadores. "Me ha gustado hacer una presentación cara a cara después del horror de Covid", dijo despreocupadamente, "no nos hemos visto en mucho tiempo". Smith mostró prendas de sastrería, rayas, tops confeccionados con material de maillot de ciclista y colores inspirados en su casa de la Toscana. Para la presentación, la londinense Anaiis cantó tres canciones bajo la mirada aprobadora de Smith.

Imagen: Balmain SS22 (izquierda) y Paul Smith SS22 (derecha)

Que empiece la fiesta

Como en las dos últimas temporadas, el diseñador belga Dries Van Noten se limitó a mostrar un vídeo online, dirigido por Albert Moya, y a una sesión fotográfica, realizada por Rafael Pavarotti. La colección de colores vivos se inspira en el festival de Holi en la India. "La energía colectiva y la alegría de una multitud ruidosa, los fuegos artificiales, los conciertos de pop y rock, el Burning Man", reflexionaba Van Noten en las notas de su colección. "¡Trae la pasión y la alegría! Que empiece la fiesta". Pero una fiesta virtual es menos fiesta que una fiesta real.

Otro diseñador belga, Christian Wijnants también decidió abandonar la pasarela por el momento. "Todavía no me sentía preparado", dijo a FashionUnited. "La Fédération de la Haute Couture et de la mode insistió, pero teníamos tomar la decisión verano, y en ese momento la situación era todavía demasiado incierta para asumir un riesgo financiero tan grande". Wijnants, que la semana pasada proyectó su película en Ibiza y lanzó una sección de sus grandes éxitos en París, espera organizar otro desfile la próxima temporada.

Van Noten suele ser un fijo durante la Semana de la Moda. Sus espectáculos siempre han sido muy concurridos, especialmente para una marca que nunca hace publicidad y que, hasta hace poco, era completamente independiente. El año pasado fue uno de los iniciadores de un movimiento de diseñadores y otros profesionales de la moda que aspiraban a un sistema menos rígido.

Ahora que los shows "de verdad" han vuelto, y todo parece tan agitado como antes, queda la duda de si queda mucho entusiasmo por las presentaciones y otras activaciones digitales, y por la "moda lenta" en general. Habrá que esperar a las cifras definitivas de Youtube, Instagram y las redes sociales chinas para ver si los ausentes tenían razón o no, y si los espectáculos y vídeos virtuales siguen teniendo futuro.

Porque, no cabe duda, que ha sido una Semana de la Moda poco convencional. Apenas hubo espectadores asiáticos, salvo los corresponsales europeos. Pero incluso desde Europa, las delegaciones parecían más pequeñas. Así que había menos periodistas belgas y holandeses que en el pasado. Esto se debe, ciertamente en lo que respecta a los Países Bajos, también al reducido panorama de los medios de comunicación, pero en general también a los presupuestos restringidos. Las ediciones de Vogue gestionadas directamente por el editor estadounidense Condé Nast ya no envían equipos separados a las semanas de la moda.

Final del homenaje a Alber Elbaz, imagen a través de AZ Factory.

El homenaje a Alber Elbaz, anoche, fue tanto una celebración como un funeral. Por un lado, fue un momento hermoso. El champán fluyó. Al final, se roció confeti a través de la sala del mercado de le carreau du Temple, y las modelos bailaron, una algunas de manera más convincente que otras. Pero también fue un momento agrio: Elbaz murió en abril de la enfermedad del Covid, con tan sólo 59 años.

Otras cuatro observaciones desde París

1. La moda a menudo tiene poco que ver con la moda

El sexo, y la desnudez o semidesnudez, fue una constante. En Vivienne Westwood, donde especialmente los modelos masculinos se paseaban con al menos una nalga al descubierto. Pero también en Miu Miu, donde Miuccia Prada reinventó la minifalda 'low rise' de circa Y2K: Christina Aguilera se convirtió de repente en un icono de estilo. La licra se hizo popular entre las marcas, desde Saint Laurent hasta Xüly Bet. Koché presentó una colaboración con Tinder. Los bikinis y los trajes de baño abundaban, sobre todo en Chanel. ¿Por qué son tan populares los tíos y los sujetadores? Tal vez la industria textil espera que 2022 nos traiga por fin el verano de las chicas calientes que en realidad se anunció para 2021, pero que en Europa, y en otros lugares, se ha anulado, al menos figuradamente. Pero también puede ser que la estrategia sea económica: hay que invertir menos en tejidos.

El texto continúa debajo de las fotos.

Imagen: Miu Miu SS22
Imagen: Saint Laurent SS22

2. Vimos algunos debuts en la pasarela

En su mayoría, los diseñadores cambiaron de empresa durante la pandemia o justo antes: Matthew M Williams en Givenchy (en el pabellón deportivo detrás de La Défense, donde en su día expuso Jacquemus), Nicolas di Felice en Courreges (en un trozo de césped pintado de blanco en un rincón del Bois de Vincennes), Gabriela Hearst en Chloe (con vistas al Sena).

Quizás el mejor debut fue el del dúo bruselense Ester Manas, que llevó por primera vez a la pasarela su filosofía de "talla única". Ester Manas viste a mujeres de todas las tallas con prendas que no son tan sencillas como parecen a primera vista. Su diverso reparto puede ser un ejemplo para toda la industria.

Raf Simons, otro conocido diseñador belga, que también es el codirector artístico de Prada, desfiló por primera vez en la Ladies' Week de París, con menos espectacularidad de la que se espera de él. La colección mixta fue menos sorprendente que sus experimentos durante la pandemia, y también más elegante, con faldas para chicos y una sastrería deseable.

El texto continúa debajo de las fotos.

Imagen: Ester Manas SS22
Imagen: Ester Manas SS22
Imagen: Raf Simons SS22

3. La firma belga Ann Demeulemeester finalmente relanzada

Ann Demeulemeester ha cambiado recientemente de manos: la marca belga está ahora dirigida por Claudio Antonioli, un empresario de la moda italiano. La línea está diseñada en Milán por un equipo interno y se remonta a los grandes éxitos de Demeulemeester, casi todo en blanco y negro, y esta temporada con un fuerte enfoque en el denim. Para el estilismo del espectáculo se recurrió a Olivier Rizzo. La propia Demeulemeester estaba en primera fila y dijo a FashionUnited después que había sido un momento emotivo para ella, y que estaba satisfecha con el resultado.

Imagen: Ann Demeulemeester SS22

4. Balenciaga ganó la Semana de la Moda

El desfile más destacado de la semana fue el de Balenciaga: se instaló una alfombra roja frente al clásico Théâtre du Châtelet, con hordas de curiosos parisinos y turistas entre las rejas. Los invitados posaron para los fotógrafos y cámaras y luego fueron acompañados a sus asientos, donde las imágenes de la alfombra roja se proyectaron en directo en una pantalla gigante. Entre los invitados se encontraban modelos, celebrities y "amigos de la casa" de la nueva colección de Balenciaga. Cuando todo el mundo encontró su asiento, le siguió otra sorpresa: un episodio especial de Los Simpson, en el que toda la familia se va a París para desfilar en un desfile de Balenciaga. El director artístico Demna Gvasalia fue ovacionado.

Imágenes: Balenciaga SS22 | propiedad de Balenciaga SS22, a través de FHCM.

Este artículo fue originalmente publicado en FashionUnited.BE, y después traducido y editado del neerlandés al español por Veerle Versteeg.