Madrid- El conglomerado del lujo francés Kering, propiedad de la familia Pinault y poseedora de firmas tan conocidas como Balenciaga, Gucci o Yves Saint Laurent, acaba de crear unas nuevas pautas en favor del bienestar animal para todas sus compañías. Una medida con la que busca reforzar sus estándares éticos.

Bajo el título de “Estándares de bienestar animal”, estas nuevas pautas de Kering abarcan diferentes temas, como la forma en la que deben ser tratados los animales que se emplean habitualmente en la industria textil y de la moda. O la prohibición de utilizar materias obtenidas a través de una agricultura intensiva, así como el empleo de tratamientos antibióticos con motivaciones no terapéuticas.

La noticia, difundida por la agencia Reuters, hace hincapié en como la defensa de los derechos de los animales se está convirtiendo junto a la sostenibilidad, en una de las mayores prioridades entre los consumidores de moda. Con firmas como Burberry o Gucci entre las últimas en abandonar la piel en sus colecciones. Y con ciudades como Los Ángeles prohibiendo toda su venta y la fabricación de artículos dentro de los límites de la ciudad. Una medida que amanezca con expandirse a todo el estado de California.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO