¿Hasta dónde llega la línea entre apropiación cultural e inspiración?

El tema de apropiación cultural en la moda es uno que ha cobrado mayor importancia en los últimos meses en México. Marcas como Carolina Herrera o Louis Vuitton se han visto señaladas por la Secretaría de Cultura por hacer uso de diseños tradicionales de pueblos indígenas en sus colecciones de ropa y mobiliario. No obstante, diseñadores de estas marcas, como Wes Gordon, así como creativos de otras marcas han comentado que en muchas ocasiones los diseñadores toman como inspiración el legado cultural de distintos destinos y lo utilizan en sus creaciones a manera de homenaje.

Ante esta polémica que gira entre la industria de la moda y las peticiones gubernamentales, FashionUnited conversó con la consultora y diseñadora de moda circular y sustentable, Carmen Artigas, sobre el significado de apropiación cultural y el punto en el que la inspiración puede caer dentro de este significado. Artigas ha dedicado su carrera a la consultoría de moda ética y el tema de apropiación cultural es una de sus especialidades.

¿Cuál es el verdadero significado de apropiación cultural?

En mi opinión, es la falta de consentimiento, reconocimiento, compensación y compromiso para trabajar con los custodios de las técnicas ancestrales que una comunidad artesanal mantiene viva.

Es un tipo de neocolonialismo, que implica el dominio de una cultura sobre otra, y en este caso, se logra mediante la explotación de técnicas, recursos, simbolismo y cosmovisión de una cultura, sin tener en cuenta los rituales y el vínculo con los antepasados.

La moda suele ser un reflejo de la cultura y muchos diseñadores se inspiran en las tradiciones para sus creaciones. ¿Hasta qué punto consideras que la inspiración se convierte en apropiación?

En el mundo del diseño se puede considerar como robo de identidad con fines de lucro comercial. Necesitamos aplicar la conciencia y el respeto a la hora de encontrar inspiración en otras culturas y su patrimonio. También hay que considerar que la tecnología está impulsando el mercado y la impresión digital permite la apropiación indebida de textiles étnicos a un ritmo rápido. Sin el reconocimiento o compensación adecuados, los custodios de estas artesanías se encontrarán reemplazados por una nueva generación de textiles.

¿Podrías compartir un ejemplo en el que se dio un buen resultado de inspiración cultural y otro en el que se dio un muy mal resultado?

En 2010, la globalización impulsó a Prada a crear el proyecto "MADE IN", que abarcó exquisitas culturas con la habilidad y herencia cultural para crear una serie productos, comenzando con "PRADA Made in Scotland" (realizado en tartán), "PRADA Made in Peru". (realizado con lana de alpaca), "PRADA Made in Japan” (Con algodón estampado) y "PRADA Made in India" (Con bordado Chikan). Cada una de estas piezas se presentó con un etiquetado especial que declaraba el origen de cada pieza.

Por otro lado, Pineda Covalin, una marca mexicana de gama alta, ha estado digitalizando textiles tradicionales desde 1995 y registrándolos como marcas comerciales. Los textiles están impresos en seda a través de China, básicamente secuestrando el patrimonio de los artesanos mexicanos.

¿Cuáles son las mejores prácticas para evitar caer en un tema de apropiación cultural?

Existe una idea errónea de que las Expresiones Culturales Tradicionales (ECT) forman parte del dominio público, pero no es así, son formas especializadas de conocimientos que no han sido protegidos por los derechos de propiedad intelectual. Esto se debe a que la propiedad intelectual no se había conceptualizado para cubrir el conocimiento que pertenece a las comunidades que lo transmiten oralmente.

Las Expresiones Culturales Tradicionales están muy vinculadas al lugar, al contexto histórico y a las personas del lugar. Es necesario reconocer plenamente a los custodios, y su propiedad intelectual debe ser tratada como tal por todos los que las utilizan.

Photo Credit: Pixabay
 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO