El activismo climático, un peligro social (y de ventas) para el CEO de H&M

Madrid- Era de esperar que comenzasen a descubrirse públicamente las primeras alertas sobre los peligros que los cambios en los hábitos de compra de los consumidores pueden suponer, y supondrán, para los gigantes del textil. Y el primero en hacerlo no ha sido otro que el director ejecutivo de H&M, Karl-Johan Persson. Que hace apenas unos días mostraba su preocupación esgrimiendo al activismo contra el cambio climático y a favor de la sostenibilidad, como el causante de alentar a los consumidores a que “dejen de hacer cosas, dejen de consumir, dejen de volar”.

Una actitud combativa de las nuevas generaciones, que Persson sí admitía que “pueden conllevar un pequeño impacto en el medioambiente”, pero que tendrán “consecuencias sociales terribles”. “El problema climático es increíblemente importante”, un “gran desafío que todos debemos de tomarnos en serio: políticos, compañías, individuos”, declaraba el directivo sueco durante una entrevista para Bloomberg. Para a continuación indicar que “al mismo tiempo, debemos continuar creando trabajos, mejorar el sistema sanitario y todas esas cosas que vienen de la mano con el crecimiento económico”. Un crecimiento que Persson estima que se verá seriamente perjudicado de imponerse estos nuevos hábitos de consumo.

El activismo climático, un peligro social (y de ventas) para el CEO de H&M

“Debemos seguir enfocados en el asunto ambiental, pero también tener una discusión abierta sobre cuál puede ser la solución”, añadía Persson. Quien situaba como alternativas frente al dejar de consumir, iniciativas como las que H&M está desarrollando en materia de sostenibilidad como “la innovación ambiental, las energías renovables y los materiales mejorados” postconsumo. Al tiempo que situaba la lucha contra la pobreza, que podría agudizarse de producirse el tan temible cambio de sistema económico, como una de las prioridades en las que también debería centrarse la población. Un problema “al menos igual de importante” que los que amenazan el medioambiente.

Un cambio inevitable en los hábitos de consumo

Los temores de Persson se manifiestan en un momento en el que la moda de segunda mano se encuentra disparada en los Estados Unidos, mientras que ya amenaza a los mercados europeos. Un cambio evidente de los nuevos modos de compra de las nuevas generaciones, que no hace sino evidenciar que ya se han colocado los cimientos para una “tormenta perfecta” que avisa con terminar por borrar del mapa a más de una solida multinacional.

Y es que mientras Persson ponía el dedo en los activistas medioambientales, lo que subyace en la realidad es la llegada de unas nuevas generaciones de consumidores con unos hábitos completamente diferentes. Consumidores que mientras por un lado han crecido concienciados por los peligros del cambio climático y de la contaminación ambiental, por otro han sido parte de esa “generación perdida” víctima de la última crisis económica. Un factor que los ha llevado a crecer sin la posibilidad de interiorizar la rutina sistemática “por comprar” de la que se sirven las grandes empresas, mientras que su paso al mundo laboral lo hacían mediante contratos precarios y salarios bajos. Factores todos ellos que han terminado por generar unos hábitos de compra totalmente distintos a los que deben luchar por adaptarse las multinacionales del consumo, pero aun así centrados fundamentalmente en finalidades vitales, como la vivienda, y de ocio, como viajar.

Hablamos de unos cambios que ya se han producido, y que sencillamente siguen germinando día tras día en el interior de los nuevos consumidores. A la espera de que simplemente florezcan durante una primavera que resultará especialmente trágica para más de una multinacional del mundo del textil. Un temido destino que luchan por evitar poniendo en funcionamiento iniciativas como la inclusión de materiales sostenibles en sus colecciones, o buscando maneras con las que integrar la moda de segunda mano en sus actuales modelos de negocio. Campos sobre los que ya trabajan desde Burberry a Inditex, Farfetch o la propia H&M.

Photo Credits: H&M, página oficial.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO