El acceso a los tejidos sostenibles: una barrera de entrada para los pequeños diseñadores

La moda sostenible es ya una realidad. Se ha convertido en tendencia y va abriéndose camino a paso lento pero firme frente a la fast fashion en los grandes medios de comunicación. Sin embargo, para los propios diseñadores el acceso a los tejidos sostenibles es todavía una tarea que conlleva cierta complejidad y más aún cuando se trata de pequeñas marcas que están empezando. Esto provoca ciertas dificultades a la hora de encontrar proveedores que se decanten por este tipo de producción responsable tanto a nivel social como medioambiental.

“Cuando se habla de proveedores, se entiende que estamos hablando de productores y distribuidores” aclaran desde la Asociación de Moda Sostenible de Barcelona (MSBCN), quienes reconocen que en España aún existen muy pocas opciones cuando se trata de seleccionar proveedores productores que realicen cada uno de los procesos productivos dentro del país. En este sentido, “el único productor nacional es la firma catalana Cotó Roig quienes producen tejidos de algodón de calidad y sin añadidos”.

El acceso a los tejidos sostenibles: una barrera de entrada para los pequeños diseñadores

Por su parte, Organic Cotton Colours, es otro de los principales proveedores españoles. Esta empresa de Girona fundada por Santi Mallorquí, lleva cerca de 4 años ofreciendo tejido de algodón orgánico para particulares y profesionales. Tal y como afirma su fundador, “la idea surgió cuando vieron el gran interés que había por parte de los diseñadores y la nula oferta con la que se encontraban en este sector al ser todavía un mercado desconocido y poco atractivo para los grandes distribuidores”.

El acceso a los tejidos sostenibles: una barrera de entrada para los pequeños diseñadores

A diferencia de Cotó Roig, en Organic Cotton Colours cultivan el algodón en Brasil bajo el proyecto social OCCGuarantee a través de 450 agricultores familiares que cultivan también alimentos además de algodón. “Forman parte de nuestro proyecto y siempre son los mismos a los que garantizamos la compra de todo lo que puedan producir. Así tenemos el control en origen, desde la semilla y el tipo de cultivo que se realiza” explica Mallorquí. Posteriormente, “importamos el algodón en pluma para realizar el hilado en Barcelona.”

Otros proveedores en España son por ejemplo Deyute, con fabricación y distribución de tejidos de yute 100 por ciento ecológicos, biodegradables y reutilizables con sede en Alicante, Texplan situada en Girona y con producción de hilos ecológicos de color o Latitude en Galicia, especializada en el aprovisionamiento de tejidos sostenibles. Sin embargo, para encontrar más variedad, “las marcas de moda sostenible se ven obligadas en la mayoría de los casos a recurrir a otros países para adquirir este tipo de tejidos”, se lamenta Rubén Matilla de la marca Mammisi quien argumenta que “al no haber mucha opción no hay competitividad entre los distribuidores, por lo que para los pequeños diseñadores los precios son más elevados por el volumen de compra. Y si la compra es en el extranjero los portes para cantidades pequeñas no ayudan para diseñar un producto competitivo.”

Sin duda, este contexto crea una barrera de entrada que pone ciertas trabas a la expansión de la moda sostenible y la transparencia en cuanto a la trazabilidad de cada materia prima utilizada para la producción de una prenda. “Quizás una solución para visibilizar y facilitar el acceso a los proveedores de tejidos sostenibles sería que a través de las asociaciones de moda sostenible se hiciera una recopilación de esta información para los diseñadores” proponen desde la marca Art and Seams. Algo que desde MSBCN tienen muy presente además de “intentar facilitar el acceso mediante pedidos conjuntos y asistencia a ferias internacionales especializadas.”

Fotos: Organic Cotton Colours

Autor: Alicia Carrasco, es periodista, profesora y autora del blog de referencia www.greenandtrendy.com especializado en Moda sostenible. Es responsable de Comunicación en The Slowear Project, plataforma especializada en Divulgación, Comunicación y Educación al consumo de moda sostenible; colabora en la revista de Moda Sostenible Retahíla y ha participado activamente en el movimiento Fashion Revolution difundiendo la importancia de la labor educativa para conseguir un cambio real en la industria de la moda.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO