• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Cómo pasar de las prácticas al empleo: tu primer trabajo en la moda

Cómo pasar de las prácticas al empleo: tu primer trabajo en la moda

Por Hannah Rafter

26 de ene de 2022

Moda

Imagen de archivo vía Pexels

Realizar unas prácticas parece ser la norma para poder acceder a un puesto de trabajo en muchos sectores hoy en día. Este es sin duda el caso del mundo de la moda, teniendo en cuenta el número de ofertas de empleo y las conversaciones con graduados que solicitan su primer empleo. No tiene por qué gustarnos, pero parece ser la realidad.

Pero, ¿qué ocurre una vez que los días de prácticas llegan a su fin y consigues tu primer trabajo? ¿Qué es lo siguiente? Si eres un becario en serie o alguien que ha estado trabajando en el sector como becario, es difícil dejar atrás la mentalidad de ser becario. Después de haber realizado más de 7 prácticas en el sector, estaba nerviosa por las perspectivas de ser empleada en una empresa y me preguntaba cómo serían las cosas. La mayoría de las organizaciones en las que trabajé durante mi periodo de prácticas me hicieron sentir parte de la empresa, pero ahora tenía que ser diferente, ¿no? ¿Cuáles son las principales diferencias al pasar de becario a empleado? Desde luego, no es "el mismo trabajo pero con un contrato".

Ya no estás en prácticas

El papel de becario en la industria de la moda puede llegar a ser realmente cómodo aunque quizás no te des cuenta en ese momento. Es posible saltar de unas prácticas a otras, entrar en la rutina, conocer bien el papel del trabajo y seguir adelante. Una vez que te conviertes formalmente en empleado, tienes un contrato, unas condiciones, en algunas ocasiones, unos objetivos precisos que alcanzar. También es probable que estés sometido a un sistema de evaluación de tu rendimiento, por lo que mentalmente estás más "fichado" pues, aunque seas un becario comprometido, es más fácil sentir que es responsabilidad de otro y olvidarte del trabajo cuando sales.

Cómo pasar de becario a empleado: tu primer trabajo en la moda

Por lo tanto, una clara diferencia es el reconocimiento de que estás en esto a largo plazo, las prácticas tienen un principio y un final, y no hay fecha de finalización cuando eres un empleado permanente. ¡Hurra! Las prácticas son más bien un papel de formación, en el que se trabaja bajo una estrecha supervisión, pero ahora tienes un salario, posiblemente no hay un plan de formación y es posible que te lancen al vacío. También eres más consciente del lugar que ocupas en la empresa y de tu futuro dentro de ella, la forma en que se te juzga y gestiona como empleado es diferente. Cuando se es becario, es muy posible que se esté completando la formación y se tengan compromisos, por lo que a veces es comprensible tener la mentalidad de "si no me gusta, me voy". No es una opción cuando te has comprometido a trabajar a tiempo completo en una empresa. Tienes mayores expectativas de ti mismo y de la empresa.

Otro cambio es, por supuesto, que ya no eres el becario, así que ¿quién lo es? Ahora eres probablemente un miembro más joven del equipo, por lo que posiblemente seas responsable de cuidar a los becarios de tu departamento, lo que es un trabajo en sí mismo; es un reto gestionar a alguien que hace 3 meses podrías haber sido tú. Cuando empecé a trabajar en mi actual puesto, se me encargó la contratación y la búsqueda de becarios en mis primeras semanas de trabajo. Fue una experiencia nueva sugerir a alguien que no debería llevar chanclas en la oficina y animarle a sonreír más y fruncir menos el ceño.

El cambio más importante, por supuesto, es la responsabilidad, la rendición de cuentas y la necesidad de ser súper profesional: he descubierto que pasar de becario a empleado significa que rara vez te sales del trabajo (mentalmente), sientes la presión porque estás allí para trabajar, te pagan y los compañeros dependen de que hagas los trabajos clave. Así que mientras el becario se va un viernes deseando a todo el mundo un buen fin de semana, tu jefe te pide que vengas el domingo por la mañana, y eso es lo que puede significar la celebración del fin de semana, maldita sea, sin resaca de fin de semana.

Pero tus prácticas te han dado, con suerte, mucha experiencia: sabes más. Estás preparado para ser un empleado y dejar atrás las prácticas. Es hora de tomar todo lo que has aprendido, lo bueno y lo malo, y convertirlo en la mejor práctica y transmitirlo a los becarios que ahora trabajan para ti.

Ha llegado el momento de ser dueño de tu lugar en cualquier organización que elijas. Los días de los becarios han quedado atrás.

Escrito por la editora invitada Hannah Rafter.

Este artículo ha sido previamente publicado en FashionUnited.UK, traducido y editado al español por Veerle Versteeg.

En enero, FashionUnited se centra en el tema del trabajo en la moda. Para todos los artículos de Work in fashion, haz clic aquí..

ESTUDIANTES DE MODA
PRÁCTICAS
TRABAJAR EN MODA
WORKINFASHION