Aumenta la venta de segunda mano debido a la limpieza de armario durante la cuarentena

La industria de la moda sin duda se ha visto muy afectada por la crisis de Covid-19. Las compañías de moda vieron caer sus ventas en picada cuando las tiendas cerraron, los eventos de moda fueron cancelados o pospuestos y el comportamiento de los consumidores cambió drásticamente.

Pero parece haber una excepción a la sombría realidad actual de la industria de la moda: las plataformas de venta de segunda mano han estado reportando un aumento en las ventas y el tráfico en línea desde el comienzo del virus. Sea porque los consumidores utilizaron el tiempo extra para hacer una limpieza profunda en primavera o porque buscaron en sus armarios una fuente de ingresos adicional, el mercado de segunda mano ha resistido en gran medida la recesión económica provocada por la crisis.

En marzo del año pasado, la plataforma de reventa ThredUp publicó su informe anual que proyectaba que el mercado de segunda mano crecería de 24 mil millones de dólares a 51 mil millones de dólares en los próximos cinco años. Para 2028, la reventa será 1,5 veces más grande que el fast fashion y se prevé que los artículos usados representen un promedio del 13 por ciento de los armarios de las personas. Las personas pertenecientes a las generaciones Millennial y Generación Z están impulsando este crecimiento, ya que los jóvenes de 18 a 37 años están comprando ropa, calzado o accesorios de segunda mano 2,5 veces más rápido que otros grupos etarios

Otra tendencia reciente es que los comerciantes tradicionales se asocien con empresas de segunda mano para atraer a los consumidores y debutar en la reventa. En febrero, Gap anunció que se uniría al servicio de reventa de ThredUp, que ofrece a los consumidores la oportunidad de revender su ropa. Otras asociaciones incluyen Vestiaire Collective y la marca de moda asiática Zalora, The RealReal y Stella McCartney y Depop y Dickies.

Las empresas de reventa han de agradecer al público joven por trabajar en la integración del tema de la sostenibilidad en el statu quo de la industria de la moda. Un informe de 2018 encargado por la ONG británica Fashion Revolution demostró que uno de cada tres consumidores europeos tiene en cuenta el impacto social y ambiental de las marcas al hacer sus compras.

FashionUnited ha querido averiguar qué retos han tenido que afrontar las plataformas de reventa durante la crisis del coronavirus y si creen que su mayor crecimiento se ha visto frenado por las secuelas de la pandemia. Marie Petrovicka, vicepresidenta de internacional de Depop, Max Bittner, director general de Vestiaire Collective, y Natalie Tomlin, portavoz de ThredUp, compartieron sus reflexiones sobre sus operaciones durante el período de aislamiento, los cambios en la mentalidad de los consumidores, las nuevas formas de interactuar con ellos y las previsiones futuras.

Depop

Aumenta la venta de segunda mano debido a la limpieza de armario durante la cuarentena

A medida que los países de todo el mundo acataban las medidas de aislamiento, Depop, con sede en Londres, se sumó a la lista de empresas de reventa que comunicaron un aumento de las cifras de tráfico y ventas. Desde el 1 de abril, la compañía registró un aumento del 163 por ciento en las nuevas suscripciones a la app, un crecimiento del tráfico del 200 por ciento en los Estados Unidos y un aumento del 300 por ciento en los artículos vendidos con respecto al año anterior. Marie Petrovicka explicó que los resultados de una reciente encuesta a los usuarios reveló que "muchos vendedores han estado usando Depop como una fuente alternativa de ingresos".

Petrovicka también espera que el aumento de tráfico se mantenga en la era post-coronavirus: "Se ha hecho evidente que la pandemia ha arrojado luz sobre las realidades del actual ecosistema de la moda. Depop es representativo de un paso en la dirección correcta, ya que valoramos el apoyo a los jóvenes empresarios y ayudamos a la industria de la moda a ser más sustentable. Tenemos la esperanza de que nuestra comunidad continúe participando activamente en nuestra plataforma más allá de este momento".

La audiencia de la Generación Z de Depop, compuesta por menores de 26 años, son los mayores impulsores del crecimiento, a menudo actuando como embajadores. Además, la plataforma es popular entre los influencers de las redes sociales que hacen crecer aún más el tráfico cuando hablan de sus experiencias de compra a sus comunidades.

A pesar del crecimiento positivo que ha experimentado la plataforma, el coronavirus le ha planteado simultáneamente el reto de adaptarse al contexto actual. Deseando apoyar continuamente a su comunidad, especialmente a aquellos que dependen de la reventa como su principal fuente de ingresos, Depop ha puesto a disposición de sus usuarios herramientas para ayudarles a seguir adelante durante el cierre.

"La implementación de numerosos recursos, como la entrega y recogida a domicilio sin contacto, el abastecimiento remoto para los vendedores y la comunicación directa y constante a través de nuestros diversos canales fue esencial", explicó Petrovicka.

El Depop también se ocupó de notificar a los vendedores sobre el uso de métodos de empaque sanitario y de programar las recogidas de entrega del USPS como opciones de envío seguro. Esto ha ayudado a los vendedores a continuar operando sus tiendas Depop y a adaptarse a los envíos efectivos desde casa.

Creemos que seguiremos viendo un avance hacia hábitos de consumo más conscientes dentro de la industria de la moda.

Marie Petrovicka, vicepresidenta del departamento internacional de Depop

Además de asegurar que los vendedores puedan continuar sus operaciones durante el período de cierre, la compañía ha estado conectando con su audiencia a través de la serie interactiva Instagram "Stay at Home Sessions", que ofrece clases de estilismo virtuales, actuaciones en vivo y tutoriales cada viernes.

Petrovicka también confía en que la joven audiencia de Depop transformará la mentalidad de los consumidores en una dirección más sustentable en el mundo post-pandémico: "Creemos que en la industria de la moda veremos cambios hacia hábitos de consumo más conscientes, y que este cambio será encabezado por la industria de la reventa".

El coronavirus no impactará en la forma de proceder de Depop y seguirán haciendo lo que se les da bien. "Seguiremos permitiendo a nuestra comunidad creativa y emprendedora tanto expresarse con creatividad en nuestra plataforma, y también capacitarlos para convertir sus pasiones en un negocio", concluyó Petrovicka.

Vestiaire Collective

Al igual que el Depop, Vestiaire Collective también ha experimentado un crecimiento positivo en sus pedidos, lo que ha permitido un rápido repunte del impacto inicial del Covid-19. A principios de mayo, los pedidos aumentaron un 54% en comparación con la media pre-pandémica de febrero y los inventarios han aumentado desde entonces de una media de aproximadamente 10.000 a 13.000 nuevas piezas que se añaden al inventario cada día. La compañía también ha experimentado el mejor día de ventas de su historia en mayo.

Max Bittner confía en que el coronavirus no podrá frenar el crecimiento que el mercado de reventa ha experimentado en años anteriores: "Creemos que la crisis actual impulsará aún más la adopción del comercio electrónico, el vuelco del consumidor hacia la sustentabilidad y el crecimiento del ingenio del consumidor a medida que más personas vean en sus armarios una fuente adicional de ingresos. Todo esto acelerará el rápido crecimiento del mercado de reventa".

Aumenta la venta de segunda mano debido a la limpieza de armario durante la cuarentena

Pese al aislamiento mundial, Vestiaire Collective ha podido continuar eficazmente sus operaciones al acondicionar sus centros logísticos aplicando medidas de seguridad, como turnos de trabajo, directrices de distanciamiento social, mascarillas obligatorias y una mayor higienización de los edificios. Al principio de la pandemia, la empresa tuvo que cerrar su centro logístico de los EE.UU. en respuesta a una orden ejecutiva del Estado de Nueva York. Al tiempo, después de ser considerada una empresa esencial, Vestiaire Collective fue autorizada a reabrir, lo cual, según Bittner, "ha sido un honor, ya que el gobierno se dio cuenta de lo valiosas que son las plataformas de reventa de recursos para las personas que quieren recaudar fondos a partir de las piezas de sus armarios".

Como muchos de sus mercados clave han sido impactados por Covid-19, la plataforma de reventa ha estado tratando de proteger y apoyar a sus empleados y clientes. Por el bien de sus vendedores, Vestiaire Collective ha reducido la comisión de los productos de 150 a 300 euros, permitiéndoles así ganar más y poner a la venta los artículos a un precio más bajo. El servicio de envío directo, que ofrece a los compradores la opción de eludir un control de autenticidad, también ha tenido éxito durante este período de incertidumbre. Aparte de Europa, esta opción de envío se ha puesto en marcha recientemente en los Estados Unidos, y en Asia a finales de año.

"Lanzado en septiembre de 2019, el servicio de Envío Directo es cada vez más popular entre un creciente número de clientes", dijo Bittner. "Actualmente, más del 50 por ciento de los pedidos en la UE se realizan a través de este servicio, que está creciendo a un ritmo del 60 por ciento mes a mes".

Para evitar despidos masivos, el gobierno francés ha introducido el plan de desempleo "chômage partiel", que ofrece a los trabajadores un subsidio de hasta mil horas por año y por empleado. Una pequeña fracción del equipo del Colectivo del Vestido con sede en París ha podido sacar provecho de esto.

Vestiaire Collective también ha encontrado nuevas formas de facilitar el compromiso con sus clientes durante el encierro: "Después de escuchar el feedback en Instagram, lanzamos nuestra iniciativa de medios sociales #HomeMadeByVestiaire, que se inspiró en las peticiones de nuestra comunidad de tener más información de nuestro equipo, junto con consejos sobre cómo usar nuestra app y cómo comprar vintage", explicó Bittner.

Creo que los clientes se seguirán cuestionando y cambiando su forma de consumir y esto se aceleró durante el Covid-19.

Max Bittner, CEO de Vestiaire Collective

En abril, en un intento por fomentar aún más la mentalidad de consumo sustentable, la empresa también estrenó su campaña " Fashion Should Feel Good" (La moda debería sentirse bien). No sólo compartió ideas sobre cómo reducir el impacto ambiental de los armarios, sino que también destacó marcas sostenibles en la plataforma de Vestiaire Collective.

Al igual que Petrovicka, Bittner también tiene la impresión de que los consumidores seguirán apoyando la sustentabilidad una vez que el mundo vuelva a la completa normalidad: "Creo que los clientes se seguirán cuestionando y cambiando su forma de consumir y esto se aceleró durante el Covid-19.".

La reventa y los artículos de segunda mano son definitivamente una respuesta a esta demanda de los consumidores y a la actual crisis climática, ya que permite a los amantes de la moda prolongar la vida útil de sus prendas y al fomentar la participación en la economía circular se puede reducir el desecho".

En el futuro, Vestiaire Collective integrará en sus operaciones la flexibilidad necesitada durante el período de cierre y autorizará a los empleados a trabajar desde su casa con mayor frecuencia. Bittner concluyó diciendo que la empresa "aumentará aún más su foco en la sustentabilidad, que es uno de sus pilares fundamentales, ya que cree que esto será importante para los consumidores después de la crisis".

ThredUp

La plataforma de reventa con sede en San Francisco, que también ha registrado un aumento en el tráfico y las ventas, se ajusta de manera similar a la reciente tendencia de crecimiento de los artículos de segunda mano durante la crisis de Covid-19. Buscando entretenimiento mientras están en casa, los compradores han pasado más tiempo navegando en el sitio web de ThredUp. Las ventas de leggins y blusas han aumentado en el último mes en comparación con febrero, con un 40 y un 30 por ciento, respectivamente. En línea con el cambio de actitud por parte de los consumidores a lo largo de la pandemia, a medida que la ocasión de vestirse se ha ido desvaneciendo, los blazers y los vestidos de cóctel han resultado ser los menos deseados.

ThredUp señaló que la demanda por parte de los consumidores respecto al valor y la sustentabilidad han sido dos factores importantes que han asegurado el crecimiento del mercado de reventa en los últimos años. La empresa espera que este crecimiento se acelere aún más en el mundo post-coronavirus, ya que la "frugalidad" se convertirá en una prioridad aún mayor.

Aumenta la venta de segunda mano debido a la limpieza de armario durante la cuarentena

Aunque los centros de distribución de ThredUp han podido permanecer abiertos durante los últimos meses, han operado con menor capacidad para asegurar la posibilidad de un distanciamiento social y una mayor higiene. Sin embargo, como continuó aceptando "Kits de limpieza" junto a la ropa no deseada, no fue necesario que la plataforma detuviera los pedidos de envío.

Los consumidores van a seguir dirigiendo sus gastos hacia las marcas y plataformas de reventa que estén comprometidas con la transparencia y la sostenibilidad.

Natalie Tomlin, portavoz de ThredUp

Muchos han estado inmersos en un "frenesí de limpieza de cuarentena" mientras buscaban limpiar sus armarios y ganar algo de dinero extra: "Hemos recibido una oleada de kits de limpieza y vendedores primerizos. Hemos estado trabajando duro para mantener la seguridad de nuestros equipos en primer lugar, mientras trabajamos para procesar todos los artículos adicionales que nos enviaron", dijo Natalie Tomlin, portavoz de ThredUp.

Con el fin de mantenerse en contacto con su público durante el período de aislamiento, ThredUp recurrió a Instagram para lanzar su serie de subastas "Shop Her Closet" ("Compra su armario"), en la que los clientes podían pujar por piezas de armarios de celebridades, como Whitney Port, miembro del reparto de la serie de televisión americana "The Hills".

La plataforma de reventa también destacó el impacto del coronavirus en los hábitos de consumo sostenible: "Los consumidores van a seguir dirigiendo sus gastos hacia las marcas y plataformas de reventa que estén comprometidas con la transparencia y la sostenibilidad en los próximos años", pronosticó Tomlin.

En la era post-pandémica, ThredUp continuará con su misión de inspirar a la próxima generación a pensar que "segunda mano" es el camino hacia un futuro de moda circular.

Depop

  • Depop, un mercado de reventa global donde los consumidores pueden comprar, vender y compartir artículos, fue fundado en 2011 en Milán por Simon Beckerman. Con su sede central en Londres y oficinas en Manchester, Los Ángeles, Nueva York y Sydney, la compañía emplea a más de 200 personas.
  • Los vendedores pueden crear su propio feed similar al de Instagram, donde pueden listar los artículos no deseados, fijar el precio y luego enviarlos directamente al comprador.
  • La plataforma cuenta con una comunidad de más de 15 millones de personas y atrae a estilistas, diseñadores, artistas, coleccionistas, vendedores de antigüedades e influencers a través de la moda, el diseño, el arte y la música.
  • Beckerman dijo al Financial Times en 2017 que la plataforma tiene entre 350 y 400 mil usuarios activos en un día, de los cuales el 70 por ciento son mujeres y la mayoría tiene entre 16 y 26 años. De las aproximadamente 22.000 ventas diarias, la empresa se lleva un 10 por ciento de comisión.

Vestiaire Collective

  • La plataforma de reventa de lujo Vestiaire Collective, cuyo actual director general es Max Bittner, se lanzó en París en 2009 y ahora la utilizan más de 8 millones de miembros en 50 países de todo el mundo.
  • Con un promedio de cuarenta mil nuevos artículos de más de tres mil quinientas marcas cada semana, la empresa es conocida por su autenticidad y sus procesos de control de calidad.
  • Después de listar y vender con éxito los artículos en la app de Vestiaire Collective, la empresa comprueba la calidad y la autenticidad de los artículos vendidos y luego los envía al comprador.
  • Recientemente, como parte del modelo de "Envío directo", los vendedores de confianza han podido adquirir una insignia, que les permite enviar un artículo directamente al comprador sin tener que pasar por el proceso de autenticación.

ThredUp

  • La plataforma de reventa ThredUp, que originalmente comenzó como un servicio de intercambio de camisas de hombre, fue fundada en 2009 por James Reinhart y ahora incorpora más de cuarenta mil nuevas incorporaciones a su sitio cada día.
  • Los vendedores pueden pedir una bolsa de " Clean Out Kit" gratis y llenarla con su ropa no deseada. Después de enviarlo a la compañía, ThredUp elige qué artículos son aptos para la reventa, los fotografía y los lista en el sitio web.
  • Una vez que se vende un artículo, el vendedor recibirá un porcentaje de la venta en dinero en efectivo o en crédito de compras.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.uk y traducido y editado por Belén Bednarski
Créditos Imágenes: ThredUp, Vestiaire Collective, Depop

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO