Chic Shanghai: La industria de la moda china apunta a su mercado interno nacional

El mercado chino se está emancipando, esto hace que el comercio interno sea más interesante para la industria de la confección china. El evento Chic Shanghai, que tuvo lugar del 27 al 29 de septiembre, reflejó esta situación claramente. Con 719 expositores y 825 marcas, el número de expositores nacionales está creciendo continuamente, mientras que las marcas extranjeras de Europa o Estados Unidos están resultando difíciles de encontrar. En el futuro, el país asiático deberá atender la enorme demanda interna con sus propias marcas. “China es el mercado más grande del mundo y su potencial de crecimiento es inmenso”, tal como lo ha indicado Dapeng Chen, vicepresidente de la Asociación Nacional de Prendas de China y organizador de la feria. “La demanda de moda es enorme en el país y el mercado está lejos de estar saturado”.

Para Chen, es lógico que cada vez más empresas chinas desarrollen sus propias marcas para el mercado nacional, además de los contratos clásicos que tienen para la fabricación de marcas internacionales. “El grupo objetivo joven solía ser prácticamente el único atendido por las marcas nacionales. Mientras tanto, el mercado ha evolucionado continuamente y tenemos más grupos objetivos diferentes a los que podemos servir”. Chen cree que es poco probable que las empresas chinas produzcan para los mercados internacionales en el corto plazo. “Tenemos suficiente que hacer aquí por el momento”.

Chic Shanghai: La industria de la moda china apunta a su mercado interno nacional

Los clientes chinos quieren más individualidad y diseño nacional

Los consumidores chinos han cambiado y quieren ver menos productos baratos producidos en serie y más productos hechos a mano que muestren calidad e individualidad. El tiempo de los grandes logotipos de prestigio ha terminado, mientras que el diseño ha pasado al primer plano. Además de esto, el interés en las marcas nacionales refleja que la identidad propia ha crecido.

Tomemos como ejemplo a la marca deportiva más grande de China, Li Ning quienes hasta ahora han intentado durante mucho tiempo alcanzar a sus competidores Nike y Adidas. Sin embargo, el actual entorno de la marca muestra que podrían estar progresando. Este año, en la Semana de la Moda de Nueva York, Li Ning mostró por primera vez una colección confiada lo que trajo que sus ventas se dispararan. Vogue se refirió a Li Ning como “la marca de ropa deportiva china que deberías conocer”. El fundador Li Ning presentó personalmente su nueva colección en un desfile de moda en la feria Chic Shanghai. Ahora con más moda, un diseño propio independiente y una mayor sostenibilidad, la firma se encuentra trabajando arduamente para promocionarse, tanto a nivel internacional como, sobre todo, en su hogar, donde operan en más de 6,000 tiendas.

La industria china cuenta con calidad en lugar de cantidad

En cualquier caso, China ha dejado atrás el mero mercado de masas. Los costos laborales se han incrementado tanto en los últimos años que la producción en masa clásica ya no es rentable. “La industria de la moda china está experimentando una importante transformación. En el futuro, nos centraremos menos en la producción en masa y será más importante la calidad y la innovación”. En general, ya se puede observar que, si bien los volúmenes de producción están disminuyendo, el valor de los bienes está en aumento. “El diseño y la innovación deberían ser los motores del crecimiento futuro”, ha dicho Chen. Se espera que las nuevas tecnologías y el incremento de la sostenibilidad hagan del país un destino de alta tecnología para la industria de la confección.

Digitalización para aumentar la eficiencia

Se están implementando nuevas tecnologías para acelerar este proceso de transformación. El gobierno chino se ha fijado el objetivo de reformar toda la industria para el año 2025, su objetivo es convertirse en un líder mundial en el campo de la digitalización. Esto también se aplica a la industria de la confección, la cual es respaldada desde el desarrollo de nuevos procesos digitales hasta nuevas fábricas inteligentes. "Otros países también están trabajando en estos nuevos procesos, pero aquí en China, la presión es particularmente alta", ha explicado Chen. Está claro que la eficiencia de las compañías debe aumentar para evitar que las empresas chinas emigren a lugares más baratos en el extranjero. Aunque la automatización todavía se encuentra en un periodo inicial en el país, actualmente tienen proyectos más urgentes.

Chic Shanghai: La industria de la moda china apunta a su mercado interno nacional

Nuevas soluciones de personalización

En la feria, las primeras empresas mostraron los productos con los que están trabajando en una cadena de suministro inteligente o soluciones de personalización. Por ejemplo, los escáneres 3D pueden medir a los consumidores de pies a cabeza, permitiéndoles probarse la ropa con un avatar personalizado, modificando sus diseños y la producción a comisión. Alrededor de 100 de estos escáneres han sido configurados y probados durante un año en tiendas físicas que pueden utilizar la tecnología de forma gratuita. “La mayoría de las personas aún no conocen esta técnica; pues demora un tiempo establecerla en el mercado”, tal como lo ha indicado Yuan Rong, de la Universidad de Ciencias de la Ingeniería de Shanghai. La universidad ha desarrollado la tecnología, mientras que la producción ha sido asumida por la fábrica de ropa china, Orient International Holding. Con este proyecto, pretenden unir a fabricantes y consumidores, además de permitirle a los proveedores y marcas la oportunidad de ofrecer sus propios productos personalizables.

Las fábricas inteligentes serán pronto una realidad

Ejemplos de producción inteligente fueron presentados por primera vez en la feria. Uno de los ejemplos fue iFashion Cloud Technology, fundada como la rama de IT de una fábrica de prendas tradicional y según el gerente de IT de la compañía, Vincent Poon con la producción controlada digitalmente “Encontramos una solución para automatizar la personalización y así implementarla de manera rentable”. Esto es posible porque la división de pasos individuales en la producción de prendas confeccionadas ha sido computarizada. Los pequeños paquetes de costura se acercan de forma independiente a la costurera correcta cuya máquina de coser le indica en una pantalla el trabajo que debe realizar. “Ahora, una costurera no repite un solo paso, sino que siempre hace nuevos", ha explicado Poon.

Además, se está trabajando en el procesamiento automático de productos individuales. “La producción automática de camisas y pantalones clásicos de algodón ya es posible”, ha dicho Dapeng Chen de Chic Shanghai. Aquí, los robots ya están siendo utilizados. “Solo tocar y mover telas livianas es algo que los robots aún no pueden hacer. Todavía no hay una solución para eso”.

Este artículo fue publicado originalmente en FashionUnited DE; traducido por Alicia Carrasco.

Fotos: FashionUnited