Primer revés judicial a Amancio Ortega en su lucha contra Gap

Madrid – Pontegadea, la sociedad de inversiones inmobiliarias del empresario, fundador y máximo accionista del grupo textil española Inditex, Amancio Ortega, ha recibido un primer revés judicial en el caso que la enfrenta a la multinacional estadounidense, y una de las principales rivales de Inditex, el Grupo Gap. A quién la sociedad de inversiones ha interpuesto diferentes demandas con el fin de reclamar el pago de las rentas atrasadas de distintas tiendas de su propiedad ocupadas por diferentes cadenas de la compañía estadounidense, como Old Navy o, en el caso que nos ocupa, Banana Republic.

En la vista previa que enfrenta a ambas compañías en el caso de la flagship store de Banana Republic en el número 777 de Ste-Catherine Street West de Montreal, Pontegadea reclamaba un total de 587.313,98 dólares en concepto de alquileres atrasados. Para lo que había presentado ante el Tribunal Superior de Quebec una demanda en la que solicitaba la emisión de una “orden de salvaguarda”, una especie de medida cautelar, para que se procediera al pago inmediato de la cantidad requerida, alegando para ello razones de urgencia y de “daño irreparable”. Alegaciones a las que desde Gap se enfrentaron, durante la vista previa del proceso, esgrimiendo por su parte razones de “incumplimiento parcial”. Concepto que la defensa argumentó que desarrollaría con mayor profundidad durante el juicio, adelantando, entre otras razones, el que Pontegadea no pudo facilitar a la compañía el pleno y pacífico disfrute del establecimiento durante los meses de junio y julio de 2020. Periodo en el que la compañía estadounidense abonó únicamente el 12 por ciento del alquiler, tras unos meses de abril y mayo en los que no abonó cantidad alguna y previamente a volver a hacer frente a sus obligaciones realizando el pago íntegro del alquiler, ya a partir del día 1 de agosto.

Medidas cautelares desestimadas

Una vez analizadas ambas posturas en esta parte inicial del procedimiento, la magistrada Florence Lucas responsable de dirimir la causa se inclinaba finalmente por desestimar las medidas cautelares exigidas por Pontegadea. Hecho que no entraña decisión alguna sobre el fondo de la causa que la enfrenta contra Gap, pero que sí representa un primer revés judicial para la compañía de inversiones inmobiliarias del fundador de Inditex.

En el caso de este proceso concreto, que puede terminar generando un precedente ante el aluvión de requerimientos similares que se acumulan en los tribunales de Canadá, tal y como se encargan de señalar desde el bufete internacional Fasken a través de un informe “el Tribunal Superior de Quebec resolvió que Pontegadea no demostró un daño irreparable causado por el impago y los atrasos de junio y julio”. Lo que sumado al abono de esa parte del 12 por ciento antes de la celebración de la vista, la reanudación del pago íntegro del alquiler a partir del 1 de agosto y el que Pontegadea “no cuestionara la solvencia de Gap”, terminó haciendo que el tribunal desestimase la orden de salvaguarda.

“Una orden de salvaguarda para el pago de rentas atrasadas solo puede emitirse en circunstancias excepcionales”, explican desde Fasken, y la juez Lucas habría señalado en este auto inicial “algunos ejemplos ajustados a la jurisprudencia” en los que “el perjuicio causado al arrendador es desproporcionado al daño causado al inquilino”. Unos extremos que la juez no habría estimado que concurren en esta fase previa del procedimiento, decidiéndose finalmente por esperar a la llegada del juicio para poder conocer en profundidad las razones que esgriman desde Gap para su defensa, y rechazando el que estas sean desestimadas antes de conocer su naturaleza.

Entre las demás causas por las que se encuentran actualmente enfrentadas judicialmente el Grupo Gap y la sociedad de inversiones inmobiliarias Pontegadea, encontramos la demanda que interponía esta última el pasado mes de junio ante el Tribunal Superior de San Francisco, por idénticos motivos, contra la multinacional estadounidense. A la que le reclama de igual modo el pago de 1,64 millones de dólares, en este caso en concepto de los alquileres atrasado de marzo a julio de 2020 de la flagship store de Old Navy, una de las marcas del Grupo Gap, en el número 821 de la calle Market Street de San Francisco.

Photo Credits: Gap, página oficial.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO