Prada dispara sus ventas en China y termina 2020 en positivo y recuperando niveles previos al coronavirus

Madrid – El Grupo multinacional Prada, matriz de, entre otras, las firmas de moda Prada y Miu Miu, adelantaba en el día de ayer los resultados provisionales relativos al segundo semestre de su ejercicio de 2020. Año fiscal que acaba de finalizar, durante el cual la compañía italiana continuó sufriendo los duros efectos de esta pandemia por coronavirus. Un impacto que se traducía finalmente en una ligera caída de apenas un -6 por ciento de media en el canal minorista, durante un segundo semestre que la multinacional lograba cerrar con un mes de diciembre en el que las ventas, en el mismo canal, experimentaron una recuperación “total” hasta alcanzar los niveles del mismo mes de diciembre de 2019 previos a la irrupción del coronavirus.

“Estoy muy satisfecho de como nos hemos enfrentado a las graves dificultades de este año que acaba de finalizar y en como, a pesar de las persistentes incertidumbres que todo hace indicar que continuarán durante los próximos meses, hemos logrado obtener unos resultados en positivo”, explicaba Patrizio Bertelli, director ejecutivo de Prada, a través de unas declaraciones difundidas por la propia compañía italiana. “Gracias al generoso compromiso de todo el equipo del Grupo”, apostillaba el alto ejecutivo del Grupo, “pudimos responder de manera rápida y constante a los cambios del mercado, algo que ha sido bien apreciado por todos nuestros clientes”.

Terminando 2020 con un EBIT en positivo

Según los datos provisionales que maneja la multinacional, y que podrían experimentar ligeras variaciones frente a los resultados consolidados que finalmente recoja en sus balances, Prada habría terminado este difícil ejercicio de 2020 con un EBIT en positivo. Resultado de una buena gestión y del lanzamiento de unas nuevas colecciones y productos cuyas ventas habrían venido a compensar las pérdidas acumuladas durante el primer semestre del ejercicio, logrando con ello el Grupo cerrar 2020 con una posición financiera neta mejor incluso a la recogida en 2019.

“La buena gestión de la calidad y del desarrollo de productos”, explican desde Prada, “han contribuido a la recuperación del margen y compensado el déficit al que se había incurrido durante el primer semestre, terminando así el año fiscal de 2020 con un EBIT en territorio positivo”. “El estricto control de las inversiones, en particular de los stocks de materias primas y de productos acabados”, apuntan la multinacional, también “ha contribuido a mejorar la posición financiera neta en comparación con la recogida a principios de año”, así como respecto a la de un 2019 frente a la que la logra mejorar, gracias “a la generación de efectivo” y a la “reducción de inventarios”.

Recuperando cifras previas al coronavirus y creciendo al +52 por ciento en China

Entrando ya en la pormenorización de los datos obtenidos durante la segunda mitad del ejercicio, la multinacional ha observado una recuperación progresiva de su volumen de ventas en todas las áreas geográficas y mercados en los que se encuentra presente, con un comportamiento especialmente positivo en la región de Asia-Pacífico.

Así, a pesar de que durante la segunda mitad del ejercicio de 2020 su red comercial continuó viéndose afectada por los cierres en determinados mercados, cierres que llegaron a suponer una media del 9 por ciento de toda su red, las ventas minoristas de la firma continuaron mejorando hasta terminar el mes de diciembre en los mismos niveles que en 2019. Reflejando a lo largo de todo el segundo semestre una caída media del -6 por ciento, principalmente provocada por la bajada de la facturación en Europa y Japón, dos áreas que se vieron afectadas por las limitaciones al turismo. Frente a ellas, América, Oriente Medio, Rusia y, sobre todo, la región de Asia Pacífico, lograron regresar a un terreno positivo con unas cifras que sirvieron para compensar las caídas en Europa y en el mercado nipón, especialmente gracias a China, donde las ventas en el canal minorista de Prada durante este segundo semestre llegaban a dispararse hasta un +52 por ciento.

En cuanto al canal mayorista, las ventas se redujeron siguiendo así con la estrategia impulsada por la dirección del Grupo en 2019. Un plan estratégico mediante el que pretende proteger la imagen de sus marcas reduciendo su exposición y la venta de sus colecciones al por mayor, apostando en contra por un canal del retail en torno al que ya suma cerca del 90 por ciento de sus ventas totales.

Photo Credits: Prada.

 

Related Products

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO