Jean-François Limantour: « La UE trata mejor a los países asiáticos que a los del Magreb»

Jean-François Limantour, economista de formación, trabajó durante veinte años como Delegado General de la Unión Francesa de las Industrias de la Moda e Indumentaria, y luego en la Asociación Europea de las Industrias de la Confección. Este destacado mediador internacional, que participa en los cambios geopolíticos que transmutan el sector, nos da su opinión sobre la situación y las perspectivas de la industria textil y de la confección.

¿Cuáles son sus actividades a día de hoy?

Soy director de Texaas Consulting, una consultora de estrategia de desarrollo internacional para las industrias textil, de la moda y del lujo, y presido dos asociaciones: el Círculo Euromediterráneo de Textil-Indumentaria y Evalliance. Estas dos organizaciones pretenden contribuir a la cooperación entre la Unión Europea y los países mediterráneos (CEDITH) y Asia (Evalliance), en particular la península de Indochina (Vietnam, Camboya, Myanmar), pero también la India, China, Bangladesh. Estas dos asociaciones reúnen a fabricantes, distribuidores, formadores, diseñadores, empresas del mundo de la tecnología, organizadores de ferias, etc.

También soy asesor estratégico de Messe Frankfurt France, organizador de las ferias Texworld, Apparel Sourcing, Avantex y consejero estratégico de la Asociación Marroquí de Industrias Textiles y de la Indumentaria (AMITH).

Jean-François Limantour: « La UE trata mejor a los países asiáticos que a los del Magreb»

¿Cómo está el sector del textil y de la confección en la región mediterránea?

En 2017, las importaciones de la Unión Europea procedentes de los países mediterráneos ascendieron a 20,9 mil millones de euros, de los cuales 14,7 mil millones de euros para la ropa y 6,1 mil millones de euros para los textiles.

Su participación en las importaciones europeas de prendas de vestir ha estado disminuyendo durante 10 años. En 2017, alcanzó el 25 por ciento y cayó al 17,7 por ciento.

Esta evolución negativa, que benefició a los proveedores asiáticos, enmascara unas tendencias diversificadas. Veamos las causas por países:

1. Turquía:

El tercer mayor proveedor de ropa de la Unión Europea detrás de China y Bangladesh, Turquía vio cómo su participación en las importaciones europeas cayó del 15,3 por ciento en 2007 al 11,5 por ciento en 2017. La recesión en Turquía, que ha sido sensible desde 2015, se debe a una pérdida de competitividad causada por un aumento significativo en los costes, pero también, más recientemente, por su situación política interna y las relaciones tensas con la Unión Europea, especialmente con Alemania, su primer cliente europeo.

Pero debido a su unión aduanera con la UE y la fuerte depreciación de la libra turca, Turquía sigue siendo un país muy interesante de abastecimiento de prendas de vestir para los europeos. Turquía es el segundo proveedor más grande de la UE en jeans, camisetas, vestidos, faldas, chaquetas para hombres; el tercero en pantalones, suéteres, camisas y blusas. Sin embargo, es menos atractivo en ropa interior, playa y ropa profesional.

Jean-François Limantour: « La UE trata mejor a los países asiáticos que a los del Magreb»

2. Marruecos:

El 8º proveedor de prendas de vestir en la Unión Europea. Marruecos sufrió la mayor competencia asiática después del desmantelamiento de las cuotas del Acuerdo Multifibras. Desde 2013, el sector ha recuperado el camino de un fuerte crecimiento y está ganando participación de mercado nuevamente, a diferencia de otros proveedores mediterráneos. Su recuperación competitiva es espectacular y su crecimiento en los mercados europeos es comparable al de los exportadores asiáticos más exitosos.

Marruecos cosecha los beneficios de una política industrial y comercial dinámica, basada en la implementación de una estrategia de cluster de competitividad, respaldada por las autoridades del país y destinada a convertir a esta industria en campeona mundial de la moda rápida. Marruecos produce y exporta todo tipo de productos y se destaca en ropa deportiva y ropa casual, ropa de mujer y ropa profesional.

3.Túnez:

Noveno proveedor de la Unión Europea, se está recuperando después de haber sufrido una doble conmoción: la del desmantelamiento de la AMF desde 2005 y luego la de los problemas de todo tipo -económicos, sociales y políticos- consecutivos a la "Revolución del Jazmín ". Su participación en las importaciones de prendas de vestir de la Unión Europea fue del 4,4 por ciento hace diez años. Hoy representa el 2,4 por ciento.

Sin embargo, las perspectivas de una recuperación del sector a relativamente corto plazo son graves, sobre la base de la mejora esperada en la situación sociopolítica del país, la gran presencia de inversores europeos, los costes de factores atractivos, una mano de obra calificada y una voluntad profesional reafirmada del progreso.

Los puntos fuertes de Túnez son la costa (segundo proveedor de la UE), la ropa profesional (también el segundo proveedor), la ropa interior femenina y la ropa deportiva, incluidos los pantalones vaqueros.

¿Y en los otros países del Mediterráneo?

Egipto :

17º proveedor de ropa más grande de la UE con una participación del 0,5 por ciento. Este país tiene ventajas importantes (salarios bajos, algodón, energía) y exporta principalmente a los EE. UU, aprovechando el acuerdo QIZ (con Israel y Jordania) que le permite exportar a cero derechos. Sin embargo, grandes inversiones (especialmente chinas) en nuevas zonas industriales deberían conducir a un aumento significativo de las exportaciones de prendas de Egipto a Europa. Actualmente, Egipto es el octavo proveedor más grande de la UE de jeans y chaquetas para hombres.

Jordania:

Como el 44º proveedor de la Unión Europea, Jordania también se ha girado hacia los Estados Unidos, que es un importante proveedor de prendas de vestir gracias al acuerdo QIZ (1,36 mil millones de dólares en 2017). El sector jordano tiene 1.200 empresas y 80.000 empleados. Cabe señalar que la UE ha relajado las normas de origen al considerar como originarias de Jordania las prendas de vestir producidas en fábricas que emplean al menos el 15 por ciento de los refugiados sirios, independientemente del origen de los tejidos. Gracias a esta disposición, Jordania, a diferencia de Túnez y Marruecos, puede exportar a aranceles cero su ropa hecha con tejidos baratos, chinos o indios, por ejemplo.

Israel, Líbano, Siria y Argelia : exportan muy poca ropa hacia la UE

Cabe señalar que Argelia, como parte de una política de diversificación de una economía hasta ahora centrada en la explotación de hidrocarburos, está tratando de reconstruir su industria textil y del vestido gracias, en particular, a inversiones turcas muy grandes. Esta estrategia tiene como objetivo recuperar su mercado interno de prendas de vestir que en la actualidad está alimentado en un 95 por ciento por las importaciones, pero también para desarrollar las exportaciones a los mercados europeos.

¿Qué medios utiliza la Unión Europea para fortalecer su colaboración con esta región?

¡Muchos discursos! Los países del Magreb creen, con razón, que la Unión Europea los trata peor que los países asiáticos. Por ejemplo, la Comisión Europea todavía se niega a otorgarles el mismo régimen aduanero preferencial que algunos de sus competidores, como Bangladesh, Camboya o Myanmar.

Es aún más extraño, e incluso diría escandaloso, que la Unión Europea afirme que los países del Magreb son socios privilegiados. De hecho, las ventajas otorgadas a estos competidores asiáticos contribuyen a la inestabilidad socioeconómica del Magreb, el desempleo juvenil y, por lo tanto, a la inmigración salvaje a Europa y al terrorismo. Del mismo modo, Turquía recibe un trato mucho mejor que el Magreb, debido a su unión aduanera con la UE, lo que contribuye a los problemas de la región.

Jean-François Limantour: « La UE trata mejor a los países asiáticos que a los del Magreb»

¿Cómo está el sector textil y de la ropa en Asia?

¡Bien, en general! Asia está creciendo año tras año, proporcionando más de tres cuartas partes de las importaciones de prendas de vestir de la UE. Estos son principalmente China, Bangladesh, India, Camboya, Vietnam y Pakistán. Pero, en cuanto al Magreb, sus resultados están diversificados.

Jean-François Limantour: « La UE trata mejor a los países asiáticos que a los del Magreb»

China suministra un tercio de las importaciones de ropa, un 2 por ciento menos en 2017. Sin embargo, no está en declive, sino todo lo contrario, y refuerza el control de su mercado en todo el mundo, tanto en el campo industrial y comercial. La estrategia de China es reubicarse parte de su producción a países de bajo costo que se benefician de acuerdos aduaneros preferenciales con la UE: Vietnam, Camboya, Myanmar, Bangladesh, pero también Etiopía, Egipto, etc..

También se manifiesta en el campo comercial a través de la adquisición de marcas conocidas, la adquisición de distribuidores internacionales y el desarrollo o la creación de centros de distribución, como por ejemplo en Francia, en Marsella.

Los resultados de los otros principales proveedores asiáticos se diversifican, por un lado, con los países que, vinculados a la UE mediante acuerdos preferenciales (SPG, GSP +, Todo menos armas) continúan su rápida progresión (Bangladesh, Camboya, Vietnam, Pakistán, Sri Lanka, Myanmar) y, por otro lado, aquellos que, a falta de acuerdos con la UE, se estancan o disminuyen. Este es el caso de India, Indonesia, Tailandia, Hong Kong, Malasia, Filipinas, etc..

¿Qué medios utiliza la Unión Europea para fortalecer su colaboración con esta región?

La política comercial de la Unión Europea se basa esencialmente en la concesión de regímenes especiales a diversos países asiáticos para acelerar su desarrollo. Los medios implementados incluyen acuerdos de libre comercio como con Vietnam o el Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG). En algunos casos, como en el caso de Pakistán o Sri Lanka, la UE concede el SPG + permitiendo a los países beneficiarios exportar libres de impuestos a la UE

En otros casos (Bangladesh, Camboya, Myanmar), la UE otorga el régimen "Todo menos armas", que permite la exportación de las prendas que fabrican, independientemente de su origen. ¡Una gran ventaja competitiva!

En principio, estos esquemas tienen la contrapartida del respeto de los derechos humanos por parte de los países beneficiarios.

Pero este principio rara vez se respeta. Por ejemplo, a pesar del genocidio del grupo musulman bengalí “los rohinyá”, Myanmar continúa disfrutando de beneficios aduaneros superprivilegiados.

Con Evalliance, ¿qué ha sido capaz de implementar desde su creación y cuáles son sus proyectos futuros?

Evalliance es una asociación joven que he creado en 2013. Entre sus actividades:

- la formación profesional (productividad, marketing de moda, abastecimiento, gestión)

- la inteligencia económica

- la organización de misiones BtoB (búsqueda de socios industriales y comerciales)

- la asociación internacional (inversiones, investigación y desarrollo)

- los estudios de mercado

- el lobbying

Trabajamos en red y hemos establecido acuerdos de colaboración con cámaras de comercio francesas y europeas, así como con organizaciones profesionales en Asia (Camboya, Vietnam, Myanmar). Tenemos oficinas en Phnom Penh y Rangún y sucursales en varios países europeos, China y los Estados Unidos.

Organizamos reuniones, conferencias, estudios, inteligencia empresarial y cabildeo de BtoB. En esta última área, tenemos tres exembajadores en nuestra junta directiva y, por lo tanto, tenemos un verdadera fuerza política.

Entre nuestros diversos proyectos a corto plazo, mencionaré la creación de un instituto de moda en Camboya, basado en un estudio de las necesidades de capacitación que hemos realizado en este país.

Jean-François Limantour: « La UE trata mejor a los países asiáticos que a los del Magreb»

¿Qué cree que serían las nuevas "Tierras Prometidas" en términos de intercambio con la UE? ¿Qué factores son cruciales hoy?

Se habla mucho de Etiopía como el futuro taller del mundo. Es cierto que este país no carece de ventajas, incluidos los costes salariales muy atractivos. El salario mínimo mensual es de solo 36 dólares, mientras que en Bangladesh es de 64 dólares, 77 en Myanmar o 170 en Camboya. También es cierto que los inversores chinos o turcos están muy presentes. Pero por ahora, este país proporciona solo el 0,5 por ciento de las importaciones europeas de ropa.

También se ha hablado mucho sobre Macedonia, pero por el momento su desempeño es decepcionante. Si tuviera que hacer una selección a medio plazo, pondría a Vietnam, Camboya, Marruecos y ...a China.

Estos países están desarrollando estrategias relevantes para valorar sus ofertas de productos y servicios e incluso comenzar a jugar la carta de moda rápida. Para China, la "Ruta de la Seda" será un importante catalizador para las exportaciones.

Hoy, los costes de los factores (salarios, energía, transporte) son muy importantes para las empresas de subcontratación pura. Pero para los contratistas europeos, la disponibilidad y el coste de los materiales, el régimen aduanero, la capacidad de respuesta, los plazos, las oportunidades de codesarrollo y codesarrollo y el cumplimiento de las normas sociales y ambientales son criterios más importantes en un mayor abastecimiento.

La imagen del textil se ha empañado, especialmente debido a problemas de seguridad en Bangladesh o Túnez. ¿Qué están haciendo estos países para tranquilizar a los inversores?

En los últimos años, los problemas de seguridad, incluido el terrorismo, han afectado el comercio internacional de prendas de vestir entre la Unión Europea y algunos países proveedores, como Túnez, Turquía, Bangladesh, etc. Desafortunadamente, estos problemas están afectando a un número creciente de países en todas las regiones del mundo. Túnez ha tomado medidas muy fuertes para luchar contra el terrorismo y la situación ahora parece estar bajo control, lo que tranquiliza a los inversores internacionales.

Pero me gustaría hacer hincapié en que la falta de respeto por los derechos humanos también afecta la actividad económica de los principales proveedores en Europa. Pienso en particular en Bangladesh, un país en el que las ONG denuncian regularmente las condiciones de trabajo de los trabajadores de la confección. Desde el colapso del Rana Plaza en Dhaka en abril de 2013 y sus 1127 muertes, la situación no ha cambiado mucho en este país donde las condiciones laborales son generalmente inaceptables y medievales, a pesar de los esfuerzos de las principales marcas occidentales y la Oficina Internacional del trabajo.

También estoy pensando en el drama Rohinyá en Myanmar, el trabajo de niños refugiados sirios en talleres de prendas de vestir turcas, etc.

En este sentido, la imagen del sector en la opinión pública no es buena. Sin embargo, las empresas se están desarrollando aún más, incluso con los países más criticados, ¡y la Unión Europea continúa otorgándoles beneficios preferenciales muy importantes!

¿Cómo se acercan las empresas a la 4ª revolución industrial? ¿Es la moda 4.0 una palanca competitiva para la fast fashion?

Es obvio que la industria 4.0 transformará muy fuertemente el modo de operación de las empresas industriales y la distribución. Nuevos trabajos aparecerán rápidamente. Otros desaparecerán. La organización vertical del trabajo en las fábricas de prendas de vestir será reemplazada gradualmente por el trabajo colaborativo. Ya existen robots, junto con la inteligencia artificial, para coser sus propias camisetas, en excelentes condiciones de productividad y calidad. Comenzamos a hacer ropa de impresoras 3D. La distribución individualizada usando drones ya no es un sueño. Las compañías del futuro saldrán de la tierra con proyectos como el de Amazon. Las empresas estarán híper conectadas y podrán personalizar realmente la ropa, a medida.

Está claro que las perspectivas de ganar competitividad son formidables, tanto en el campo industrial como en el comercial. ¡La profesión lo ha entendido! Ya, por ejemplo, Lectra, el líder mundial en CAD, dispone de una oferta 4.0 extremadamente atractiva.

Otro ejemplo es el de la industria textil y de la confección marroquí, que establecerá un círculo de reflexión para apoyar la transformación digital de las empresas y los comercios, anticipar los desarrollos futuros, la revolución de los modelos comerciales, los nuevos. necesidades de capacitación, nuevos métodos de gestión. También sepa cómo organizarse para gestionar de manera eficiente y óptima la fantástica cantidad de información disponible en la actualidad sobre consumidores, mercados, proveedores, tecnologías, etc.

Para las industrias europea y mediterránea, lo que está en juego es considerable. ¡Un problema existencial! La revolución digital podría ser un gran vehículo para recuperar mercados e incluso reubicar la industria textil y de la confección en Europa. ¡Pero ojo! China y otros países asiáticos también han entendido la situación e invertido en la economía 4.0.

Fotos : cortesía de Jean-François Limantour, Evalliance.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO