• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Inditex, tras un año de ajustes: pierde 654 puntos de venta y no logra (aún) sellar su recuperación

Inditex, tras un año de ajustes: pierde 654 puntos de venta y no logra (aún) sellar su recuperación

Por Jaime Martinez

9 de jun. de 2021

Empresas

Photo Credits: Massimo Dutti. Inditex.

Madrid – A diferencia de otros grandes Grupos de la moda internacional, y no digamos ya de aquellos vinculados especialmente al sector del lujo, desde donde se han mostrado prácticamente impávidos ante los efectos de la pandemia sobre sus volúmenes de facturación y de beneficios, la multinacional española Inditex se está mostrando algo renqueante a la hora de lograr recuperar el ritmo de crecimiento y de ingresos que venía recogiendo antes de la irrupción de esta crisis sociosanitaria del coronavirus. Una pandemia que ha afectado, y sigue afectando, notablemente a su modelo de negocio, ante lo que la compañía comenzaba a responder, hace ahora cosa justamente de un año, con un amplio abanico de medidas y de ajustes que están dando ya sus buenos resultados, encaminando a la multinacional hacia una plena recuperación que, si bien todavía no ha llegado, todo hace indicar que logrará sellar a medida que avance este actual ejercicio de 2021.

Así al menos se desprende del informe económico hecho público hoy por Inditex, relativo al primer trimestre de este actual ejercicio fiscal de 2021. Periodo comprendido entre los pasados 1 de febrero y 30 de abril, durante el que la multinacional logró generar un volumen de ventas totales por valor de 4.942 millones de euros, cifra que se sitúa un +50 por ciento por encima de las registradas durante el mismo periodo de 2020, pero no obstante un -11,5 por ciento todavía por debajo, a tipo de cambio constante, con respecto a las obtenidas durante el mismo periodo de 2019. Una muestra por tanto de la buena senda hacia la plena recuperación que ha emprendido la multinacional española, que igualmente logra esquivar aquellas primeras pérdidas históricas por valor de -409 millones de euros con las que cerraba el primer trimestre del pasado 2020, para seguir manteniéndose en unas cifras de negocio en positivo, tras cerrar este primer trimestre de 2021 con un beneficio neto por valor de 421 millones de euros.

“La diferenciación y transformación estratégica hacia un modelo de negocio totalmente integrado, digital y sostenible continúa dando resultados”, destacaba a este respecto Pablo Isla, presidente de Inditex, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia multinacional textil. Un mensaje del que Isla igualmente se valía para subrayar “el compromiso” mostrado a lo largo de todo este difícil periodo, marcado por la incertidumbre, de “todas las personas que integran Inditex”.

Vuelta a un Ebit en positivo

Terminando de conformar el conjunto de valores que adelantarían así pues la próxima plena recuperación de la compañía, desde Inditex destacan a este respecto la evolución mostrada sobre su margen bruto de ventas, que alcanza los 2.962 millones de euros, el 59,9 por ciento sobre ventas, frente al 48,4 por ciento de 2020. Siendo de este modo un valor que se sitúa 152 puntos básicos por encima del recogido el pasado año, y 47 por encima del de 2019. Un aumento que reseñan, al igual que el de un Ebitda que pasa de los 484 millones de 2020 hasta los 1.235 millones de euros, así como el de un Ebit que, frente al valor en negativo de -508 millones de euros de 2020, la compañía vuelve a llevar a terreno positivo sumando 569 millones de euros.

Todo ello gracias a una buena gestión a la que, entienden, han contribuido de manera decisiva tanto el ajuste del 19 por ciento que la multinacional ha logrado aplicar sobre sus gastos operativos, como su decidida apuesta por la integración digital de su red comercial física y online, y la buena gestión de sus inventarios. Los cuales crecen por debajo de las ventas en comparación con 2020, manteniéndose por debajo de los niveles de 2019.

Los éxitos de la integración digital

Como bien adelantábamos, es la apuesta por su integración digital uno de los pilares sobre los que la compañía está sustentando este proceso de acelerada recuperación. Gracias a la implementación de herramientas como el sistema de gestión integrada de inventario, que permite dar respuesta a los pedidos online desde las propias tiendas de Inditex, o una experiencia más omnicanal como la que la compañía viene facilitando de la mano del nuevo “modo tienda” de sus cadenas Zara y Massimo Dutti. Modalidad que permite a los clientes navegar de manera online por el punto de venta de su elección, y que el Grupo ha terminado ya de desplegar sobre los puntos de venta de Zara de España, Reino Unido y Japón, empezando ya a estar disponible en 30 tiendas de Alemania, otras tantas en Italia y en 10 de Francia, estando programada su progresiva implantación en otros mercados como los de Rusia, Polonia o Estados Unidos.

“Esta estrategia de integración de tiendas y online ha permitido que el efecto de la absorción de tiendas anunciado en junio de 2020 se haya recuperado totalmente en la venta en tienda y online ya en mayo de 2021”, detallan desde la multinacional española, al tiempo que destacan cómo el aumento de las ventas online se mantiene constante, firmando un crecimiento del +67 por ciento con respecto al volumen de ventas registradas a través del medio online durante el mismo primer trimestre de 2020.

Pérdida de 654 puntos de venta

Al cierre de este primer trimestre, y tras la ejecución de buena parte de ese ambicioso plan de optimización y digitalización de su red comercial “Horizonte 2022” que anunciaba hace ahora justamente un año, Inditex contaba con un total de 6.758 tiendas ubicadas en 96 mercados de las diferentes partes del mundo, frente a las 7.412 con las que contaba hace solamente un año. Cifra total obtenida tras la “absorción” de una buena parte de sus establecimientos de menores dimensiones, y la apertura de 53 nuevas tiendas, en 21 mercados, entre las que destacan las tiendas de Zara de Clermont-Jaude (Francia), Lize Paradise en Pekín (China), la de Belgrado (Serbia) en el centro comercial Waterfront, la de Nashville (Estados Unidos), o la ampliación de la flagship de Paseo de Gracia, en Barcelona (España), y la de Puerto Banús, en Marbella (España).

Siguiendo con los planes programados por la compañía, entre los ejercicios de 2020 y el próximo de 2022 Inditex destinará 1.000 millones de euros a la digitalización de sus tiendas, y otros 1.700 millones a la plataforma de integración entre sus canales de venta físico y online. Todo ello con el objetivo de poder disponer de una red de tiendas “más amplias y tecnológicas, preparadas para tener la plena capacidad de adaptación a la evolución del modelo”. Una decidida apuesta hacia la innovación en la experiencia de compra de sus clientes, que la compañía implementará igualmente en sus próximas aperturas programadas para este segundo trimestre en el que se encuentra inmersa la compañía. Periodo para el que ya a acometido las inauguraciones de espacios como los de las tiendas de Zara de El Cairo, Cardiff o Edimburgo, o el de la tienda de Bershka en el Forum des Halles de París. Aperturas que se acometían al tiempo que la multinacional confirmaba el que será uno de sus proyectos comerciales más ambiciosos, las inauguraciones de las flagships de Zara, Zara Home y Stradivarius en la Plaza de España de Madrid.

Signos de una plena recuperación en el segundo trimestre

De cara a lo que resta de ejercicio, y en especial en lo concerniente a este segundo trimestre en el que se encuentra ya inmersa la compañía, parece claro el que la multinacional terminará por sellar su plena recuperación, una vez vayan finalmente levantándose las limitaciones a la actividad comercial a la que ha debido de venir haciendo frente durante este último primer trimestre del año, y primeras semanas de este su segundo trimestre. Unas medidas impuestas por las diferentes autoridades sanitarias, que limitaron la operatividad de la red comercial de Inditex en un 24 por ciento de sus horas comerciales y en la apertura de un 16 por ciento de sus tiendas al cierre del primer trimestre.

La situación no obstante comenzaba ya a experimentar visos de mejora con el arranque del segundo trimestre, en el que, a fecha del 7 de junio, era ya el 98 por ciento de la red comercial de la multinacional la que se mantenía operativa, y solamente un 10 por ciento de sus horas comerciales de las que no puede disponer por cuestiones de cierres o limitaciones de otra índole. Favoreciendo de esta manera un mejoría de su actividad, que no ha tardado en terminar reflejándose en su volumen de ingresos, con unas ventas en tienda y en online que se disparaban, entre el 1 de mayo y el 6 de junio, un +102 por ciento respecto a las obtenidas en 2020, y ya un +5 por ciento por encima sobre las del mismo periodo de 2019.

La próxima cita de la dirección del Grupo con sus accionistas e inversores será el próximo 13 de julio, fecha en la que tendrá lugar la celebración de una Junta General de Accionistas durante la que el Consejo de Administración propondrá el pago de un dividendo total de 0,70 euros por acción a cargo de sus cuentas de 2020. Dividendo del que 0,35 euros fueron abonados el pasado 3 de mayo, y los 0,35 euros restantes lo serán el próximo 2 de noviembre de 2021.