• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Inditex: los mercados reciben a Marta Ortega con escepticismo y una caída del -6,1 por ciento

Inditex: los mercados reciben a Marta Ortega con escepticismo y una caída del -6,1 por ciento

Por Jaime Martinez

1 de dic. de 2021

Empresas

Photo Credits: Zara, página oficial.

Incertidumbre, esa es la palabra a la que más uso se le está dando para describir la situación que se ha abierto ahora en la cúpula de Inditex, la mayor compañía de moda a escala global, después del anuncio, acontecido en el día de ayer, mediante el que la compañía española daba a conocer el nombramiento de Marta Ortega, hija menor de Amancio Ortega —fundador y principal accionista de la multinacional—, como nueva presidenta no ejecutiva de la compañía. Cargo que pasará a ocupar el próximo 1 de abril de 2022 en sustitución de Pablo Isla, presidente saliente, y en el que deberá ser ratificada durante la próxima Junta General de Accionistas de la compañía, dueña de un amplio portafolio de marcas integrado por firmas tan conocidas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe, esta última ya integrada dentro del negocio de Massimo Dutti siguiendo con los planeas marcados por la dirección del Grupo.

Como bien se encargaban de anunciar desde la propia multinacional, Marta Ortega no se encontrará sola al frente de Inditex, sino que su dirección vendrá respaldada por las labores que desempeñará Óscar García Maceiras, nombrado nuevo Consejero Delegado de la compañía, y por las del nuevo Comité de Dirección compuesto por los nombres de un seleccionado grupo de directivos y de profesionales de gran peso dentro de la compañía. Nombramientos todos ellos que no terminaban de generar la confianza necesaria entre unos inversores que se han mostrados desconfiados, por ahora, ante la buena dirección con la que Ortega se verá capaz de llegar a dirigir la multinacional, así como del papel que será capaz de llegar a ejercer el propio Maceiras. Quien, a pesar de contar con una carrera profesional de 20 años liderando proyectos de transformación, tal y como se encargaban de enfatizar desde la multinacional española, aterrizaba en Inditex hace menos de un año. Concretamente, el pasado mes de marzo de 2021. Un hecho que no han dejado de pasar por alto unos mercados y unos inversores que prevén el que pueda generarse un vacío de poder ante la marcha de Isla que ni Ortega ni Maceiras sean capaces de cubrir.

Como resultado de estas incertidumbres, la realidad se traducía en que, una vez anunciado el nombramiento de Marta Ortega y, más aún, una salida de Pablo Isla de la multinacional que a todos pillaba con el pie cambiado, las acciones de Inditex abrían la cotización con una caída del -4,14 por ciento, tras pasar de los 29,73 euros a los que cerraban la sesión del lunes, a los 28,50 euros por título a los que abrían la jornada del martes. Una caída de cotización que se mantuvo a lo largo de toda la sesión, para cerrar finalmente en una valorización de las acciones en los 27,86 euros. Cifra que dejaba a la compañía experimentando una caída del -6,10 por ciento en una sola sesión, en la que terminaba perdiendo más de 5.600 millones de euros de capitalización bursátil.

“Un paso atrás”

A pesar de que, como se encargan de recoger medios generalistas nacionales como ABC, era el propio Pablo Isla quien, en su papel de presidente saliente, buscaba restarle importancia a la caída de la cotización apuntando a que “el precio de la acción hay que mirarlo a largo plazo”, no han sido pocos los expertos analistas que han visto en la llegada de Marta Ortega a la cúpula de Inditex un ejercicio de nepotismo que va en contra de los intereses de la compañía y de los de sus accionistas. Mientras que otros, otorgando un mayor grado de confianza a los órganos de dirección de la compañía, y en especial hacia su fundador y principal accionista, ven la operación como un relevo generacional que no entrañará mayores riesgos, con la que de hecho la compañía viene a apostar por una estrategia continuista que vendrá a reforzar su modelo de éxito.

“Es verdad que el momento de incertidumbre por el que estamos pasando, ha hecho que esa noticia, que en un contexto de mayor neutralidad hubiera sido más suave, se ha visto acrecentada”, apuntaba al citado medio Javier Molina, portavoz de eToro en España. “Esto nos lleva a pensar que, de momento, mientras las acciones se mantengan por encima de la zona de los 27-30 euros, tal vez sea una oportunidad de compra, porque no ha cambiado nada. No cambia la estrategia, no se definen nuevos planes de negocio, simplemente hay un cambio a nivel de dirección; pero ni la señora Ortega es una novata en esto ni se está tocando fondo lo que es el modelo de negocio”, subraya.

En esta misma perspectiva, más optimista, también se encontraría Iván San Félix, analista de renta variable de Renta 4, quien, sin entrar a valorar los nombramientos en sí, se enfocaba en explicar al medio económico Cinco Días la buena posición en la que Isla ha dejado a la multinacional, de cara a seguir expandiendo en el futuro su modelo de negocio. “Su apuesta por la venta 'online' ha funcionado muy bien, sobre todo en un momento tan difícil como la pandemia”, y “también ha sido un éxito la expansión en China”, punto este que habría que poner en entredicho después del repliegue que la compañía ha llevado a cabo este mismo año de su red comercial en el gigante asiático. Aun con todo, “creo que Inditex está bien preparada para los próximos años aunque, evidentemente, se echará de menos a Pablo Isla”, concluía San Félix.

Mientras tanto, en el término medio de las valoraciones, desde la firma de inversiones Bryan Garnier&Co. explicaban al mismo medio económico que la salida de Pablo Isla “podría dejar un gran vacío en el corto plazo”. “Isla ha demostrado durante todo este tiempo que es un ejecutivo de primer nivel, y así lo ha reflejado el valor de la acción”, añadían. “Ahora no sabemos qué pasará, y el mercado cotiza esa incertidumbre”, a la que además se suma el nombramiento de Maceiras como nuevo Consejero Delegado en sustitución de Carlos Crespo. Un “cambio poco ilusionante”, destacan, ya que “ni el anterior consejero delegado llevaba mucho ni el nuevo parece que tenga una trayectoria muy relevante”. En cuanto a la creación de ese nuevo Comité de Dirección, desde Bryan Garnier&Co coinciden con Molina a la hora de remarcar que con su creación la compañía apuesta por mantener “una trayectoria continuista” que evitará que se comentan “grandes errores”, aunque “revela una cierta debilidad de cara al puesto de Marta Ortega, porque parece que tiene que ser tutelada”.

Por último, entre los más críticos frente a los cambios anunciados este martes sobre la dirección del gigante español de la moda, se encontrarían analistas como Lorenzo Bernaldo de Quirós, presidente de la consultora, con sede en Madrid, Freemarket. Quien, en declaraciones al Financial Times, explicaba cómo “este es un paso atrás” para la buena dirección del Grupo. “Uno de los grandes éxitos de Amancio Ortega fue que profesionalizó la empresa y redujo el papel de la familia”, subrayaba. Una profesionalización e independencia al margen de rencillas familiares, a la que podría poner fin la entrada de Marta Ortega en la presidencia, al igual que también podría suponer la entrada de la compañía en una nueva fase de crecimiento y de expansión, puerta de entrada a su consolidación como un emporio familiar de la máxima resiliencia, en línea con los liderados por otro buen número de dinastías, como la de los Walton (Walmart), los Hermès-Dumas (Hermès) o los Wertheimer (Chanel).