Thomas Gibb, vicepresidente de desarrollo de productos de calzado en Stuart Weitzman, presentó una demanda por acoso sexual contra Giovanni Morelli, quien renunció a su puesto en Tapestry hace una semana. Gibb presentó su demanda este martes en un tribunal del estado de Manhattan nombrando a Tapestry Inc., propietario de la marca Stuart Weitzman, y a Morelli como coacusados. Con la demanda, Gibb planea conseguir una indemnización por daños y perjuicios, medidas cautelares para remediar la presunta conducta ilícita y cualquier otra represalia que el tribunal considere "justa y adecuada".

De acuerdo con WWD, un portavoz de Tapestry señaló que el día 15 de mayo los abogados de Gibb contactaron con el abogado general de Tapestry, posteriormente la compañía inició una investigación que terminó con la renuncia de Giovanni Morelli el 21 de mayo. "Si bien admiramos enormemente los talentos creativos de Giovanni, Tapestry está comprometida con un entorno en el que cada individuo se siente respetado, y en ocasiones su comportamiento no cumple con estos estándares", declaró Víctor Luis, director ejecutivo de Tapestry, sobre la salida de Morelli de la compañía.

Gibb detalla en la demanda comportamientos ofensivos en varios viajes a España para reunirse con el equipo de diseño, asegura que durante uno de los viajes Morelli tocaba constantemente su cuerpo y la parte posterior de sus piernas, además recuerda que Morelli incluso le preguntó si "alguna vez consideraría no ser heterosexual". El documento de la corte especifica que el contacto de Morelli era "no deseado, ofensivo e inapropiado", Gibb añade que "lo sometió a un bombardeo constante de acoso sexual" y que ese hostigamiento incluyó "conversaciones e insinuaciones sexualmente cargadas en el lugar de trabajo, haciendo que las personas a su alrededor, incluido el Sr. Gibb, se sintieran extremadamente incómodas".

Gibb asegura que se quejó en múltiples ocasiones sobre el comportamiento de Morelli en el departamento de recursos humanos de Stuart Weitzman, pero que sus "quejas fueron ignoradas por completo". En la demanda Gibb también declara que, debido a que Morelli era la "cara" de la marca, Tapestry "efectivamente le permitió al Sr. Morelli operar fuera de los límites normales de la conducta aceptable e hizo excusas y excepciones aparentemente interminables para él".

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO