Estados Unidos retrasa la subida de aranceles a la moda fabricada en China

Madrid- El sector retail respira aliviado, por el momento, tras el anuncio por parte de la administración Trump de posponer hasta diciembre la subida de aranceles a los productos de moda y del calzado fabricados en China.

Las empresas que mejor han acogido la noticia son sin duda las estadounidenses, especialmente las del sector lujo. Con Tapestry, cuya cotización se mantiene en mínimos de los últimos cinco años, logrando disparar su valor en bolsa hasta un 4 por ciento al inicio de la jornada bursátil del martes. Subida que finalmente se moderaba para terminar revalorizándose un 1,75 por ciento. Y con la que la compañía no logra mitigar lo que sin duda tiene previsión de ser otro mal año para la empresa sobre el parqué. Donde en lo que llevamos de año se ha dejado cerca de un 18 por ciento de su valor.

Tapestry, matriz de firmas como Coach, Kate Spad o Stuart Weitzman, se ha visto envuelta además durante esta semana, y de manera directa, en la guerra “sucia” que enfrente comercialmente a China y Estados Unidos. Con acusaciones públicas por parte de la modelo Liu Wen, embajadora de su marca Coach, de violar la integridad territorial de China a cuenta de una camiseta en la que se incluía a Taiwán como un país independiente. Incidente similar al que ha afectado a las firmas Givenchy y Versace, propiedad del grupo estadounidense Capri, y con el que las autoridades chinas parecen buscar un respaldo público a su integridad territorial con el que frenar las crecientes protestas de la población de Hong Kong. Incidentes que no han parado de incrementarse en los últimos días, y que las autoridades chinas comienza ya a calificar de “señales de terrorismo” tras la toma del aeropuerto de Hong Kong por parte de los manifestantes.

Retraso de aranceles hasta antes de la campaña de navidad

A principios de este mismo mes el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció que la nueva subida de aranceles a productos chinos entraría en vigor el próximo 1 de septiembre. Una larga lista de la que a lo largo de la jornada del martes se descolgaban teléfonos móviles, ordenadores portátiles, videojuegos y artículos de moda, cuyos aranceles se han pospuesto hasta el 15 de diciembre. Mientras que otros productos, que no se han dado a conocer por el momento, desaparecerán de manera permanente por motivos de salud o seguridad nacional, entre otros.

Con este aplazamiento la administración estadounidense vuelve a posponer su objetivo de alcanzar un acuerdo definitivo en la guerra comercial abierta que mantiene contra China. A la vez que cede, momentáneamente, frente a las presiones comerciales de las propias compañías estadounidenses. A las que concede un “tiempo de gracia” para que logren ajustar sus stocks y almacenar la suficiente cantidad de productos para hacer frente a las próximas campañas de invierno. Con el Black Friday y las ventas de navidad como jornadas clave.

Foto: Pixabay.com

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO