Amandine Ohayon, CEO de Pronovias: "Con o sin crisis, el amor nunca se cancela”

La crisis del Corona ha golpeado duramente a muchos sectores de la industria de la moda, pero sin duda lo ha hecho más duramente a la moda nupcial, o eso es lo que se podría pensar. “La industria de la moda nupcial es muy resistente”, dice Amandine Ohayon, CEO del Grupo Pronovias, durante una conversación telefónica con FashionUnited. “Por supuesto, la situación no es ideal y el 2020 es un año difícil, pero el 2021 será el mejor año hasta ahora.” Durante el último período se ha dedicado a acelerar la transición del líder europeo de la moda nupcial de lujo. La empresa entró en la siguiente fase de digitalización, aprovechando el momento para centrarse aún más en la sostenibilidad y no perder de vista la inclusión. Ohayon comparte cómo está el grupo ahora y qué es lo que la compañía todavía tiene en mente. Para aquellos que aún no conozcan al Grupo Pronovias: la empresa originalmente española tiene varias marcas de moda nupcial en su cartera. Entre ellas está Pronovias, quizás la más conocida del grupo, Nicole, White One, Saint Patrick y la más reciente incorporación es la marca holandesa Ladybird. Además de la moda nupcial, la empresa también vende vestimenta para eventos, pero esta última sólo representa el veinte por ciento del total de la cartera. El grupo es históricamente un actor fuerte en el sur de Europa, pero aspira a ser el líder mundial en el campo de la moda nupcial de lujo.

Amandine Ohayon, CEO de Pronovias: "Con o sin crisis, el amor nunca se cancela”

Foto: Amandine Ohayon, CEO, cortesía de Pronovias Group

Pronovias Group: "La moda nupcial es una industria resistente"

A principios de año, cuando la crisis de la corona acaba de desencadenarse, el grupo Pronovias también sintió el impacto, dice Ohayon. El primer instinto fue asegurarse de que todos estuvieran seguros y sanos y que luego pudieran trabajar bien desde casa. Luego se puso a trabajar para aprovechar al máximo este tiempo. “Es una época de desafíos para todos. Tuvimos que construir nuevas formas de trabajo. Lo que ves es la división en dos mentalidades. El primer grupo es el de las personas que ven las noticias y creen que es el fin del mundo. El segundo grupo ve las noticias y busca ideas nuevas e innovadoras.” El grupo eligió la segunda mentalidad. En cuatro semanas, se lanzó un showroom digital, las citas virtuales con las novias se pusieron en marcha y en ocho semanas, cuatro de los cinco sitios web del grupo fueron remodelados. “La digitalización fue un buen punto de enfoque en este momento, porque era sencillo de hacer desde casa”, dice la CEO. En el showroom digital, el grupo comparte presentaciones de los vestidos y videos de las modelos con los vestidos para que el movimiento de la prenda también se aprecie claramente. Incluso se ha establecido una transmisión en vivo para los compradores chinos ya que esto está resultando muy popular en China, dice Ohayon.

No sólo los compradores se digitalizaron, sino que las novias también buscaron el contacto digital con el grupo. Las novias pueden hacer una cita en línea para elegir un vestido de manera digital. La compra del vestido se completa entonces haciendo otra cita física en la tienda donde el vestido será ajustado. “Dado que siempre trabajamos con cita previa y no dependemos del público que pasea, pudimos cambiar rápidamente a pesar de las medidas tomadas”. No sólo por las citas digitales, sino también por el enfoque en las redes sociales, el grupo se volvió más digital que nunca. “Nunca habíamos tenido tanto contacto con nuestras novias a través de las redes sociales”, dice con orgullo la CEO. “Debes estar cerca de la novia”. La elección de centrarse en las redes sociales surgió muy rápidamente. “Todo el mundo experimentó durante el encierro que estaban mucho más en línea de lo habitual. Respondimos produciendo contenido especial para las novias”, dice Ohayon. Imagina los webinars sobre bodas de otoño, bodas íntimas y la personalización de un vestido. “Muchas novias han pospuesto su boda, pero es posible que ya hayan comprado un vestido adecuado para una temporada diferente a la que se van a casar ahora. En un webinar explicamos cómo adecuar un vestido para, por ejemplo, el otoño.”

Algo que ha sorprendido a Ohayon en los últimos meses es el hecho de que las novias hayan comprado vestidos más caros. El precio promedio de compra por novia ha aumentado, dice. “Algo en lo que nunca habíamos pensado antes”. Las novias ya están teniendo que ceder en lo que se refiere a la fecha del gran día, la talla del gran día, pero según Ohayon no quieren ceder en absoluto en lo que se refiere al vestido. “Incluso parece que van por un vestido aún más caro y hermoso porque ya tienen que escatimar en muchos aspectos.”

Amandine Ohayon, CEO de Pronovias: "Con o sin crisis, el amor nunca se cancela”

La CEO de Pronovias habla sobre la sostenibilidad, la inclusión y la crisis del corona

A pesar de la difícil época en la que también se encuentra el grupo Pronovias, los planes no han sido alterados. “La internacionalización no ha cambiado. La segunda parte de la estrategia, la digitalización, ha pasado al siguiente paso debido a la crisis”. La tercera parte de la estrategia del grupo es llevar a la industria a un modelo más sostenible y a eso también se le ha concedido tiempo extra durante la pandemia.

La internacionalización ha sido una prioridad en la agenda del grupo desde hace algún tiempo. Entre otras cosas, la empresa compró la marca Nicole en 2018 y se hizo cargo de la empresa holandesa Ladybird en 2019. Históricamente, el Grupo Pronovias tiene una fuerte presencia en el sur de Europa, pero mientras tanto también se ha centrado en el norte de Europa e incluso en Norteamérica y China. La adquisición de Ladybird encaja en la estrategia del grupo. “Siempre estamos abiertos a las adquisiciones y en Ladybird vimos muchos aspectos complementarios. Ladybird tiene una fuerte presencia en el norte de Europa, una zona en la que aún no éramos el número uno. Además, Ladybird es también una marca de calidad a nivel de inicio en el lujo”, dice Ohayon. Una marca con tal posicionamiento no estaba todavía en la cartera y por lo tanto la empresa consideró la adquisición como una buena adición. La cuota de mercado que el grupo ganó con la adquisición de Ladybird también jugó un papel importante en la motivación. “Estábamos quizás en el segundo o tercer lugar en la moda nupcial en el norte de Europa, dependiendo del país y a veces específicamente de la región. Gracias a la adquisición, ahora también somos el número uno allí”. Pronovias Group planea seguir desarrollando Ladybird a nivel internacional. La marca ya se ha extendido a Italia, Francia, España y Portugal desde la adquisición. El próximo año dará el paso a los Estados Unidos y China. “Se avecina un momento emocionante para Ladybird”.

Por lo demás, el foco de atención por el momento está en China y Estados Unidos y Canadá. Aquí es donde el grupo español ve más oportunidades de crecimiento. Cuando se le pregunta sobre los mercados del norte de Europa, específicamente los Países Bajos y Alemania, Ohayon dice que se ha sorprendido positivamente en los últimos meses. “Estos mercados son muy resistentes. En cualquier caso, las ventas no experimentaron la misma caída que en otros países. La recuperación ya ha comenzado en estos países. Esperamos que septiembre sea un mes importante para las novias comprando sus vestidos”.

Amandine Ohayon, CEO de Pronovias: "Con o sin crisis, el amor nunca se cancela”

Amandine Ohayon, CEO de Pronovias, acerca de la internacionalización, la digitalización y la inclusión

Un punto central que Ohayon se preocupa por enfatizar es la igualdad y la inclusión. “No me gusta encasillar a la gente. Nunca he entendido por qué es necesario el término ‘talla grande’. Sí, los patrones son diferentes para un tamaño que para otro, pero cada persona merece verse bien”. La compañía ha llevado a cabo un extenso tallaje desde hace mucho tiempo. “Quiero que todas las mujeres se sientan fantásticas, luciendo de maravilla. Todo el mundo debería poder casarse con un vestido en el que se sienta bien”.

La compañía trabajó previamente con Ashley Graham, modelo y activista de positivismo corporal. El resultado fue una colección de 16 piezas. “Quiero promover una imagen corporal positiva. También queremos asegurarnos de que podemos hacer que cada novia se sienta glamurosa”. Además, según Ohayon, no importa la edad de la novia. Todavía hay un tabú sobre casarse a una edad más avanzada, pero la CEO dice que eso no es necesario en absoluto. “Todos merecen sentirse fantásticos, ¿no es así?”

La sustentabilidad también es un tema importante en el grupo nupcial. ¿Pero cómo se sostiene una industria que gira en torno a un vestido que a menudo sólo se usa una vez? Ohayon admite que es una pregunta legítima. “En primer lugar está la sostenibilidad de la cadena de producción, el uso de materiales y luego la reutilización de los vestidos”. A partir de septiembre habrá una colección completamente ecológica, no sólo en Pronovias sino también en las otras marcas. Ohayon no puede revelar mucho todavía, ya que se compartirá más información en septiembre, pero es evidente que la CEO está muy entusiasmada con ello.

La compañía también ha estado trabajando con Brides do Good en el Reino Unido desde el año pasado. El Grupo Pronovias anima a las novias que no conservan su vestido después del gran día a donarlo a la caridad. “Al hacerlo, damos a las personas menos afortunadas la oportunidad de conseguir un hermoso vestido, pero también damos a las mujeres y niñas la oportunidad de acceder a una educación”. Es decir, un tercio de las ganancias de un vestido va a un socio de la caridad que lucha contra los matrimonios infantiles y trabaja activamente para mejorar la posición de las mujeres y las niñas. El grupo también está trabajando en el diseño de vestidos de novia que se puedan llevar con una adaptación. Con todo, la compañía está desarrollando más y más formas de poner la sustentabilidad en primer lugar.

Al final de la conversación está muy claro que Ohayon mira positivamente hacia el futuro. Puede que el 2020 no sea como la compañía imaginó hace seis meses, pero la CEO está convencida de que la industria de la moda nupcial es resistente. “Cuando escuchas que se permiten celebrar bodas de nuevo, todo el mundo se alegra mucho. Con crisis o sin ella, la gente se enamora y se casará. Si puedes vivir con alguien durante el confinamiento, también puedes casarte con él”, bromea la CEO. “Vivimos en tiempos difíciles pero es cuando nos damos cuenta de la importancia de los amigos, la familia y las personas queridas. Una boda es una gran manera de unirlos en un momento importante y simbólico. Al final, el amor no se puede detener”.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.nl y traducido y editado por Belén Bednarski

Fotos: Cortesía de Pronovias

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO