(Publicidad)
(Publicidad)
La feminidad natural e intemporal de Chloé, vista por Guy Bourdin

Chloé ha inaugurado su nuevo espacio durante la última haute-Couture Fashion Week de Paris, en el número 28 de la calle Baume en París, a escasos pasos de su sede situada en la avenida Percier. El conjunto de los archivos de este centro histórico, repartido en las cinco plantas que componen este edificio haussmaniano, se remonta al 1952, fecha de creación de la firma parisina.

Para celebrar su apertura, la nueva Maison Chloé organiza durante todo el verano, una exposición en homenaje al famoso fotógrafo de moda y publicista, Guy Bourdin.

La feminidad natural e intemporal de Chloé, vista por Guy Bourdin

Él que más ha fotografiado a Chloé

Del 4 de julio al 3 de septiembre, la exposición “Femeninities-Guy Bourdin” propone una colección de 100 fotografías a la vez sutiles, femeninas, provocativas e inocentes que caracterizan al artista fallecido hace 26 años. De los años 50 a 80, captaba mejor que nadie la esencia de la marca a través de su objetivo.

La exposición relata la historia del patrimonio de Chloé y sus famosos diseñadores. Entre las personas que han marcado su historia se encuentran las mujeres británicas Stella McCartney, Phoebe Philo, Hannah MacGibbon y Clare Waight Keller. Ésta última ha sido sustituida en el pasado mes de abril por la francesa Natasha Ramsay-Levi.

Judith Clark, responsable de la exposición, explica: « La mayoría de las fotos de Guy Bourdin son como imágenes fijas, fotogramas de películas de ciné que hacen sentir que el vestido ha sido utilizado como un pilar, un accesorio formando parte de la historia. Es el único en haber fotografiado tantos vestidos”.

« Es importante en un mundo digital que hayan momentos y lugares donde se puede tocar y sentir Chloé, experimentar su espíritu”, añade Geoffroy de la Bourdonnaye, CEO de Chloé. “Queríamos dar una casa a Chloé”.

La feminidad natural e intemporal de Chloé, vista por Guy Bourdin

La única intención de perturbar...

Transgresor en su época, Guy Bourdin (1928-1991) ponía ligereza y un toque de locura a la moda, como una complejidad a veces siniestra, con modelos que parecían haber sido electrocutadas o inertes como muñecas de cera. Exigente, maniaco e inconformista, para él, “los únicos retratos honestos son los de personas muertas o inconscientes”.

En el círculo de los maestros fotógrafos del siglo XX, solemos recordar a Helmut Newton, Irving Penn y Richard Avedon. Sin embargo, falta Guy Bourdin en la lista. ¿Quizás por su carácter endemoniado o el rechazo de su Premio Nacional de la Fotografía Francesa en 1985, y haber proclamado: “¡Yo no formo parte de este sindicato!”?

Amigo del fotógrafo Man Ray y del cineasta Lui Buñuel, presentaba una visión negra de la existencia y utilizaba su humor negro hasta en las páginas de Vogue durante más de 30 años.

Autodidacta, sus fotos se reconocen, a primera vista, por sus tonos híper saturados y sus composiciones inesperadas, sobre todo en las poses de sus modelos. Ne le gustaba ponerlas guapas, le gustaba perturbar la opinión, haciéndolas aparecer víctimas de accidentes, más allà de la estética y de la moraleja, con visiones indiscretas y fragmentarias.

Foto : Guy Bourdin © The Guy Bourdin Estate 2017- Chloé FW 1971- Chloé FW 1975- Vogue Paris 1979, Chloé SS 1979.