Fallece por coronavirus Kenzo Takada, el primer diseñador japonés que conquistó París

Madrid – Triste sombra la que se ciñe sobre la Semana de la Moda de París, jornadas que vienen celebrándose en la capital francesa desde el pasado lunes 28 de septiembre y hasta el próximo 6 de octubre, después de conocerse el fallecimiento en el día de ayer, domingo 4 de octubre, del diseñador japonés Kenzo Takada. Figura imborrable de la historia de la moda, cuyo aliento expiraba a la edad de 81 años en el Hospital Americano de Neuilly, a las afueras de París, como consecuencia de las complicaciones en su estado de salud surgidas a raíz de su contagio por coronavirus.

Natural de la ciudad japonesa de Himeji y con una profunda inclinación, desde joven, hacia el mundo de la moda, Kenzo pondría rumbo hacia París en 1965 como parte de un viaje de aprendizaje que finalmente le conduciría a abrir su primera boutique, no sin esfuerzo, en la capital del Sena hacia 1970. Un espacio de selvática decoración, para lo que se inspiraría en las pinturas del postimpresionista Henri Rousseau, que le valdría de primer refugio y de trampolín para el desempeño de una fulgurante carrera que no haría más que ir en aumento a partir de entonces.

Tras aquellos duros y complicados primeros años en París, en los que el diseñador luchó por subsistir vendiendo sus bocetos a las distintas casas de moda, todo cambiaría después de la apertura de aquella primera tienda. A través de la cual lograría ir abriéndose camino en la capital francesa, hasta captar rápidamente la atención de los expertos del sector y de publicaciones como la revista Elle, que publicitaba ya uno de sus diseños en la portada de su número de junio de 1970, muestra del gran interés que levantaban las vanguardistas propuestas del diseñador. Quien tan solo 6 años después, en 1976, lograba ya inaugurar la emblemática flagship store de su firma Kenzo en la céntrica, y codiciada, Plaza de las Victorias de París. Conquista cuyo éxito repetiría con, entre otras acciones, sus llamativos y originales desfiles llevados a cabo en espacios como el neoyorquino Studio 54 o bajo la carpa de un circo; con su incursión a partir de 1983 en el mundo de la moda masculina; con el lanzamiento de sus primeras colecciones de vaqueros; con la puesta en marcha de la línea infantil “Kenzo Jungle”; o con sus continuos triunfos en el sector de la perfumería. Campo en el que se adentraba hacia 1980 con el lanzamiento de su primer perfume, “King Kong”, con el que venía a inaugurar un fértil terreno sobre el que su firma, propiedad del grupo francés LVMH desde 1993, bien ha sabido continuar expandiéndose desde entonces, como bien demuestran las creaciones de perfumes tan reconocidos y demandados hoy entre el gran público como Kenzo by Kenzo, Parfum d’eté, L’eau par Kenzo o Flower by Kenzo.

El primer diseñador japonés en conquistar París

Además de su propio valor como figura de inestimable estima para creativos, tanto de dentro como de fuera del sector de la moda, Kenzo, retirado de su práctica como diseñador desde 1999, se erigió desde sus comienzos en todo un pionero y un referente dentro de la propia industria. Tratándose de uno de los diseñadores claves para entender la propia historia de la moda, y no ya solamente por significarse como su máximo representante e impulsor de las nuevas tendencias que llegaron a dominar en su época. Sino por ser precisamente, de la mano de su figura y de aquella aventura que le condujera hasta París a la temprana edad de los 26 años, quien serviría de guía para el camino que, tras sus pasos, emprenderían esa nueva oleada de diseñadores japoneses que arribarían hasta la capital francesa para consolidar su posición como capital de la moda, así como para revolucionar los antiguos cánones de la industria. Diseñadores entre los que encontramos a los hoy tan reconocidos Yohji Yamamoto, Issey Miyake y Rei Kawakubo. Padres todos ellos, junto a Kenzo, de buena parte de esa “practicidad” y de ese estilo “athleisure” que podemos observar como tendencias dominantes de la moda actual.

“Desde la década de 1970, Kenzo Takada infundió a la moda un tono de ligereza poética y a dulce libertad que ha venido desde entonces inspirando a un buen número de diseñadores”, manifestaba Bernard Arnault, presidente y director ejecutivo del grupo LVMH, a través de unas declaraciones difundidas por la propia empresa; y de las que se valía para destacar el “espíritu fresco y espontáneo” que poseía el diseñador, con el que “también logró renovar de forma duradera el mundo de la perfumería”. “La casa que fundó, Kenzo, todavía sigue explorando su visión”, añadía. “Estoy profundamente triste tras haberme enterado de su fallecimiento, y me gustaría trasladar mi más sentido pésame a sus familiares y amigos”.

“Durante medio siglo, el Sr. Takada ha sido uno de los máximos representantes de la industria de la moda, siempre infundiendo creatividad y color en el mundo”, declaraba por su parte Sylvie Colin, directora ejecutiva de Kenzo. “Hoy su optimismo, sus ganas de vivir y su generosidad siguen siendo los pilares de nuestra Maison. Le echaremos de menos y siempre lo recordaremos”.

“He recibido la noticia del fallecimiento del Sr. Kenzo Takada con una profunda tristeza”, expresaba el portugués Felipe Oliviera Babtista, exdirector creativo de Lacoste y desde julio de 2019 director creativo de Kenzo. “Su asombrosa energía, su amabilidad y su talento siempre fueron contagiosos. Su generoso espíritu vivirá para siempre. Descansa en paz Maestro”.

Foto: JOEL SAGET / AFP

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO