Tirón de orejas del parlamento británico a sus minoristas sobre protección medioambiental

Nueva York - El Comité de Auditoría Ambiental del Parlamento del Reino Unido (EAC, por sus siglas en inglés) no está precisamente contento con los minoristas del país: en su último informe, llaman la atención a un grupo de importantes minoristas del país por no estar haciendo lo suficiente para reducir el impacto ambiental y social de la ropa que venden.

El último informe provisional del EAC resume los hallazgos de su propia investigación sobre la sostenibilidad de la industria de la moda, investigación que comenzaron en junio de 2018. Miembros del Parlamento recolectaron evidencia de minoristas, diseñadores y activistas de la moda para investigar el impacto ambiental de la industria textil nacional.

La investigación muestra cómo un grupo de minoristas entre los que se incluyen JD Sports, Sports Direct, TK Maxx, Amazon UK, Boohoo y Missguided, se están quedando a la zaga del resto de la industria cuando se trata de mejorar la sostenibilidad de la ropa que venden a lo largo de toda la cadena de suministro.

Destaca la “notable” falta de compromiso medioambiental de Amazon Reino Unido

Cabe destacar que ninguno de estos minoristas se ha suscrito al Plan de Acción de Ropa Sostenible (SCAP), un compromiso voluntario lanzado por WRAP en 2013 para reducir el consumo de carbono, el uso del agua y el desperdicio por parte de las empresas de moda para 2020, ni se han adherido al ACT (Acción, Colaboración, Transformación) un nuevo marco para garantizar derechos laborales y un salario digno.

Además, según el informe, solo Boohoo y Sports Direct utilizan material reciclado en sus productos, mientras que TK Maxx es el único minorista que ofrece a sus compradores puntos de reciclaje en tienda. Del mismo modo, solo Missguided es miembro de la Iniciativa de Comercio Ético (ETI), que tiene como objetivo mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados en todo el mundo. De hecho, EAC toma nota de los esfuerzos realizados por Missguided para mejorar las prácticas y condiciones de trabajo en su almacén en Leicester.

Amazon Reino Unido se ha destacado por su "notable" falta de compromiso, mientras que el enfoque de Boohoo sobre la representación sindical entre su personal también ha generado algunas preocupaciones.

Next, Debenhams, Arcadia Group y Burberry empiezan a tomar medidas

En una nota más positiva, Next, Debenhams, Arcadia Group y Asda Stores han tomado algunas medidas para mejorar su sostenibilidad, aunque Asda Stores y Debenhams no están inscritas en los objetivos del SCAP.

Los minoristas más comprometidos (ASOS, Marks and Spencer, Tesco, Primark y Burberry) utilizan algodón orgánico o sostenible y tienen planes para facilitar el reciclaje en sus tiendas. Todos excepto Burberry están registrados en el acuerdo de objetivos SCAP. Sobre este último, la EAC acoge con satisfacción el compromiso de Burberry de poner fin a la incineración de las existencias no vendidas y reconoce que participa en una serie de otras iniciativas para reducir su impacto ambiental.

En este sentido, el informe de la EAC concluye que para lograr mejoras significativas en la sostenibilidad, la industria de la moda debe alejarse del modelo de negocio de "moda rápida" y las "prácticas laborales de explotación" deben terminar. Para hacer que el cambio sea una realidad, los minoristas deben adoptar iniciativas transformadoras sectoriales tales como SCAP o ACT, advierte el informe.

Vale la pena recordar que, con una contribución reportada de 28.1 billones de libras al PIB nacional (los últimos registros del British Fashion Council - para 2015), la industria de la moda representa una parte significativa de la economía del Reino Unido. Según los expertos de EAC, el crecimiento de la industria se debe principalmente al aumento de la llamada "moda rápida", que fomenta la rápida rotación de la ropa barata, lo que a su vez precipita el aumento de los residuos. Datos analizados por el Programa de Acción de Residuos y Recursos (WRAP, por sus siglas en inglés) muestran que el consumo nacional de prendas de vestir en el Reino Unido es de alrededor de 1.1 millones de toneladas de ropa cada año, con Inglaterra y Gales generando 300,000 toneladas de desperdicio textil.

Al comentar sobre el informe en declaraciones recogidas por la web especializada ‘Resource’, la Presidenta de EAC, Mary Creagh MP, dijo: "Queremos ver una industria de la moda próspera que emplee a personas de manera justa, inspire la creatividad y contribuya al éxito económico del Reino Unido. "Es impactante ver que un grupo de minoristas importantes no están tomando medidas para promover la sostenibilidad ambiental y proteger a sus trabajadores. Es decepcionante que solo un tercio de los minoristas a los que les escribimos están suscritos a ACT, una importante iniciativa mundial que trabaja para obtener un salario digno para todos los trabajadores de la confección.

Imagen: Estación de reciclaje de ropa y calzado, Newbury, Reino Unido. Créditos de imagen: © Copyright Jaggery bajo licencia Creative Commons Licence

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO