• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Marks&Spencer eliminará 7.000 puestos de trabajo

Empresas

Marks&Spencer eliminará 7.000 puestos de trabajo

Por Jaime Martinez

19 de ago. de 2020

Madrid – La multinacional británica Marks&Spencer ofrecía en el día de ayer una actualización sobre el actual desarrollo de su situación comercial, muy duramente afectada, como ocurre en el resto de la industria y de la economía global, por esta pandemia por coronavirus. Un mensaje del que se servía para confirmar la evolución que está experimentando en sus distintas áreas de negocio y canales de distribución, con una relativa mejoría en los índices de venta y un espectacular incremento en el canal online, y por otro lado para adelantar las nuevas decisiones que adoptará con el fin de reforzar su posición de cara a lograr superar esta crisis generada a cuenta del COVID-19. Determinaciones entre las que destacaba la reducción de 7.000 puestos de trabajo que pretende llevar a cabo a lo largo de los próximos 3 meses.

“En mayo explicamos en términos generales cuales eran nuestros planes dirigidos a aprender de esta crisis, acelerar nuestra transformación y agilizar nuestro modelo de negocio para hacer frente a un mundo en el que algunos hábitos de los consumidores han cambiado para siempre”, explicaba Steve Rowe, presidente ejecutivo de Marks&Spencer, a través de un comunicado difundido por la propia compañía británica. “Tres meses después y con nuestro programa ‘Never the Same Again’ en progreso”, el programa en el que se engloban las medidas de ajuste y modernización emprendidas por la multinacional, “las perspectivas continúan mostrándose inciertas, por lo que nos mantenemos en una posición de cautela”. Siendo precisamente “como parte de nuestro programa ‘Never the Same Again’ orientado a incorporar los cambios necesarios que nos permitan superar la crisis, hoy anunciamos una serie de propuestas dirigidas a racionalizar las operaciones en tienda y las estructuras de gestión”. “Estas propuestas”, terminaba indicando Rowe, “son un paso importante en la dirección para aligerar y acelerar nuestro modelo de negocio”, y con ello poder “dar una mayor respuesta a las cambiantes necesidades de nuestros clientes”.

El canal online, un salvavidas para las ventas

Profundizando primero en los datos ofrecidos por la compañía británica en relación a sus principales áreas comerciales, hasta la fecha el grupo asegura haber experimentado una recuperación mejor de la esperado en lo relativo a volumen de ventas e ingresos. Hecho que sin embargo no impiden que la compañía deba continuar mostrándose precavida, habida cuenta de que las incertidumbres ocasionadas por el COVID-19 continúan sin disiparse, sin que por ahora pueda preverse hasta cuándo durarán medidas como la del distanciamiento social.

Entrando ya en los detalles que reflejan sus distintas áreas de negocio, en ropa y hogar los ingresos de la compañía, del 10 de mayo al 8 de agosto, cayeron un -38,5 por ciento, comprendiendo una mejoría durante las últimas 8 semanas, en las que solamente lo hicieron un -29,9 por ciento respecto del mismo periodo del año anterior. Dato que llegaba así mismo reflejando ese importante cambio entre los consumidores, al que ya apuntan todos los indicadores, con una bajada del -47,9 por ciento de las ventas en tienda y un aumento del +39,2 por ciento de las ventas en el canal online. Variaciones que han hecho elevar hasta un 41 por ciento el porcentaje que han representado las ventas online respecto de las totales durante estas últimas 8 semanas del actual ejercicio fiscal de la compañía.

Mientras tanto en su área de alimentación, departamento por el que Marks&Spencer han venido apostando durante los últimos ejercicios, la compañía lograba registrar un aumento del +2,5 por ciento respecto del mismo periodo de mayo a agosto del año anterior.

Una reducción de 7.000 puestos de trabajo para modernizar su modelo comercial

A pesar de la paulatina recuperación que parece reflejarse en su volumen de ventas, en la división de ropa y hogar, estas continúan muy por debajo de las obtenidas durante el pasado ejercicio. Además de estar reflejando un cambio de tendencia en el modo de compra de los consumidores, cada vez más volcados en el medio online. Razones a cuyo amparo la compañía ha decidido implementar nuevas medidas de ajuste y modernización sobre su modelo comercial, entre las que incluye esa reducción de 7.000 puestos de trabajo, en los próximos 3 meses, que mencionábamos al inicio de este artículo. Despidos que plantea acometer en su mayoría mediante acuerdos y jubilaciones anticipadas.

“Está claro que ha habido un cambio material en el mercado, y si bien es demasiado pronto para predecir con precisión cómo se terminará asentando esta nueva combinación de ventas en la nueva era postcoronavirus, debemos actuar ahora para empezar a reflejar este cambio”, explicaban desde Marks&Spencer en su comunicado. Durante este mismo tiempo de urgente necesidad, “también hemos aprendido que podemos trabajar de una manera más flexible y productiva, con más colaboradores multitareas y transiciones entre los departamentos de alimentación y ropa y hogar”, a lo que se suma la modernización de unas tiendas que “nos han permitido reducir las capas de dirección y los gastos generales de oficina”. “Como resultado”, añaden, “hoy nos embarcamos en un programa consultivo a múltiples niveles que, anticipamos, dará como resultado la reducción de unos 7.000 puestos durante los próximos 3 meses”. Una supresión que afectará a “nuestra central, la gestión regional y a nuestras tiendas en Reino Unido”, un reflejo de que “estos cambios se están sintiendo en toda la empresa”.

En relación a esta misma reducción de plantilla, la compañía espera que “un porcentaje significativo sea a través de salidas voluntarias y jubilaciones anticipadas”. Mientras que al mismo tiempo “esperamos crear una serie de nuevos puestos de trabajo a lo largo de todo el año a medida que avancemos en nuestro desarrollo online, en el de nuestra área de alimentación y en la remodelación de nuestra cartera de tiendas”. Siendo esta serie de ajustes, que engloba en su programa de racionalización de su modelo de negocio, “un paso importante para lograr cumplir nuestros planes de ahorro de costes y garantizar que podamos salir de la crisis con unos niveles de costes más bajos y un modelo de negocio más fuerte y resilente”.

Photo Credits: Marks&Spencer, página oficial.