Mango vende su sede en Palau

La compañía española Mango ha decidido vender las instalaciones donde se encuentra su sede en Palau-Solità i Plegamans en Barcelona por el que recibirán más de cien millones de euros. Las instalaciones, denominadas Hangar 1 y Hangar 2 suman los 150.000 metros cuadrados y en él se encuentra el diseño de la marca donde trabajan un aproximado de dos mil personas.

La firma seguirá utilizando las instalaciones en régimen de alquiler

Mango ha decidido vender estos inmuebles a Invesco Real Estate Fund, una empresa británica especializada en operaciones de largo plazo con la que han llegado ya a un preacuerdo. Este trata de un sale&leasback que significa, en pocas palabras, que la firma seguirá haciendo uso de estas instalaciones solo que esta vez en calidad de inquilino con derecho a 30 años más de uso. Con esta decisión la marca busca financiarse mientras que Invesco Real Estate acumulará en esta operación los activos de alquiler por un valor de unos 61.000 millones de dólares que alcanzará una rentabilidad del activo de un 5 por ciento aproximadamente, según informa Modaes.

Mango terminó el 2016 con una deuda de 682,4 millones de euros lo que significa un 29 por ciento más que el año anterior donde sufrieron de una caída en tesorería además de una reducción significativa en inversiones financieras de corto plazo, justo en un momento crítico donde su estrategia consistía en la expansión de la marca. En esa expansión de macrotiendas invirtió por lo menos 138 millones de euros en nuevas aperturas al mismo tiempo que perdieron 61 millones de euros. Sin embargo, con esta venta millonaria se busca reducir los números rojos para seguir expandiéndose por el mercado mundial.

Una práctica común

Además de la compañía española Mango hay otras empresas que se han visto en la necesidad de recurrir a las mismas medidas extremas. Por ejemplo la compañía dueña de Mango, Inditex ha puesto a la venta unos 16 locales en los países de España y Portugal. Esta medida - ahora llamada ‘estrategia de alquileres’- busca recuperar 400,5 millones de euros. Los resultados se comenzaron a ver los primeros meses del 2017 cuando La compañía finalizó el primer semestre con un aumento del 11,5 por ciento en ventas y un aumento del 9 por ciento en el resultado neto.

Por otro lado y no menos importante, El Corte Inglés siguió una misma estrategia en 2016 cuando comenzó la venta de sus inmuebles en diferentes localidades españolas. Comenzó con la venta de un edificio histórico sede de la marca que se encontraba ubicado en Sevilla. Lo vendió por un valor de 400 millones de euros y además puso en venta 33 activos logísticos además de unos terrenos que se compraron a unos 300 millones de euros.

Esta medida no solo asegura una compensación a ciertas deudas sino también las ayuda o impulsa a invertir en otras áreas. Al final del día eso es lo que Mango, Inditex y El Corte Inglés buscan en los próximos años: seguir con el tema de la expansión de sus marcas en diferentes mercados a nivel mundial.

Foto: Mango Facebook.