Mango cambia de estrategia en China: frena su expansión física para crecer en online

Madrid – La multinacional española Mango, cadena de moda especializada en el diseño, fabricación, distribución y comercialización de prendas de vestir y complementos, cambia su estrategia para crecer en el mercado chino. País para el que a comienzos de junio del pasado 2019 la compañía textil anunciaba un ambicioso plan de expansión a través de los canales tanto físico como online, al que no obstante la española habría decidido ahora dar un importante giro como consecuencia, principalmente, de los duros efectos que está trayendo consigo esta pandemia por coronavirus.

Sin querer ni mucho menos abandonar su presencia comercial en el gigante asiático, donde precisamente cuenta con un gran número de proveedores, tras observar como en el último año el canal online ha logrado afianzarse entre los consumidores, como alternativa al cierre temporal de los establecimientos físicos que se han venido sucediendo en los diferentes países del mundo, Mango se habría decidido así a cambiar de estrategia. Optando como resultado por paralizar la apertura de los cerca de 16 nuevos puntos de venta que tenía pensados acometer de la mano del grupo Hangzhou Jingzhe Clothing, y favoreciendo en contra la apertura de la compañía, y de sus colecciones, a los consumidores chinos a través de su presencia en nuevos portales de comercio online. Canal a través del que ya opera en China a través de su propia tienda online y de plataformas como el Tmall de Alibaba, y en el que Mango ya preveía ampliar su presencia como fruto de ese mismo acuerdo con Hangzhou Jingzhe Clothing.

Salida del director ejecutivo de Mango para el este de Asia y la India

Entre las primeras consecuencias que habría traído consigo este cambio de rumbo hacia lo digital de la multinacional en China, estaría, tal y como adelanta el medio El Confidencial, la salida de la empresa de David Sancho. Profesional ligado a la compañía desde hace más de 17 años y en la que venía ocupando la posición de director ejecutivo para sus negocios en China desde 2011. Responsabilidades a las que sumaba, en el año 2015, la dirección ejecutiva del Grupo textil para los mercados del este de Asia y la India. Un cargo que no obstante dejaba finalmente con la entrada de este nuevo año de 2021, para pasar a ocupar la posición de director de estrategia Chief Strategy Officer dentro de Re-Hub. Compañía con oficinas en Shanghái y Singapur de la que el propio Sancho es cofundador, especializada en la gestión de datos e inteligencia artificial con orientación al mercado comercial minorista.

“Estoy muy feliz de anunciar que me uniré a tiempo completo como director de estrategia en Re-Hub, desde donde nos dedicaremos a resolver los crecientes desafíos de las empresas trabajando con algunos de los más avanzados innovadores tecnológicos del mercado”, explicaba el propio Sancho a través de su cuenta oficial en la conocida red profesional LinkedIn. Desde Re-Hud “convertimos los datos en resultados de crecimiento tangibles con agilidad y eficiencia, y creemos que no hay mejor momento que ahora para abrazar plenamente la revolución digital”, añadía; para finalmente finalizar expresando “mi más profundo agradecimiento a mi anterior empresa y compañeros, por todas las oportunidades y el apoyo brindado durante todos estos años”. “Espero seguir en contacto con todos vosotros y os deseo un excelente y lleno de salud 2021”, apostillaba el directivo, cuyas responsabilidades al frente de la ahora menguada red comercial de Mango en China, según las mismas fuentes, habrían pasado a recaer ahora en el equipo encargado de gestionar la red de proveedores con la que cuenta la multinacional en el país asiático.

Freno a la expansión física de Mango en el gigante asiático

A pesar del perfil claramente tecnológico que demuestra tener Sancho, sus funciones dentro de Mango habrían pasado a carecer de significado una vez que la multinacional habría pasado a acordar la paralización de su expansión en el medio físico en China. Frenando en consecuencia el crecimiento de una red comercial que era precisamente sobre la que el directivo ejercía sus responsabilidades, y que lejos de contar con la presencia prometida, no habría hecho sino contraerse desde el mismo momento en que se anunciase el acuerdo con Hangzhou Jingzhe Clothing.

Por aquel entonces, a comienzos de junio de 2019, desde Mango aseguraban contar con un total de 25 tiendas operativas en China, a las que habría que sumar las otras 3 con las que contaba la multinacional en la región de Hong Kong. Unos establecimientos a los que la compañía, de la mano de Hangzhou Jingzhe Clothing, planeaba sumar 16 nuevos puntos de venta a lo largo de todo 2019, al tiempo que desembarcaba en diferentes plataformas de e-commerce. Unos objetivos de crecimiento que debían de haber llevado a la multinacional a contar con 44 puntos de venta físicos operativos, entre China y Hong Kong, al cierre de 2019, y que finalmente no se verían correspondidos con la realidad con motivo precisamente de la irrupción del coronavirus. Brote que no hay que olvidar que surgía en China a mediados-finales de 2019, previo paso a su posterior acelerada expansión por el resto de países del mundo, ya principalmente a comienzos del pasado 2020.

China, principal centro de producción de las colecciones y productos de Mango

Con presencia comercial en China desde el año 2002, mismo año en el que Mango entraba en Australia, al cierre de su ejercicio de 2019, y según los datos que la propia compañía recogía en su Memoria de sostenibilidad, Mango contaba con un total de 17 puntos de venta en China, 6 propias y las 11 restantes operadas bajo la modalidad de franquicia, así como con una franquicia adicional en Hong Kong. Una red comercial que no obstante no conseguía alcanzar entonces ese objetivo de los 44 puntos de venta que se había marcado alcanzar la multinacional en China para el cierre de ese mismo ejercicio de 2019.

A pesar del freno a su expansión física en el país que la multinacional se habría decidido por adoptar, Mango continúa contando con unas profundas relaciones comerciales con China. Un mercado en el que, siguiendo con los datos facilitados por la propia compañía el pasado mes de octubre de 2020, Mango contaría en estos momentos con su mayor número de proveedores de primer nivel, con un total de 242 fábricas. Partes de una red de suministros sobre la que ya apuntaba que “no posee ninguna fábrica en propiedad y ninguna trabaja en exclusiva” para Mango. Multinacional que, tras China, contaría con Turquía, con 152 fábricas, y la India, con 77 fábricas, como principales centros de producción de una estructura que se extendería por un total de hasta 822 instalaciones repartidas por 19 países.

Photo Credits: Mango, fotografía de archivo.

 

Related Products

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO