• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Inditex lucha por registrar “Zara” como marca comercial para la venta de productos y servicios vinculados a alimentación, hostelería y restauración

Inditex lucha por registrar “Zara” como marca comercial para la venta de productos y servicios vinculados a alimentación, hostelería y restauración

Por Jaime Martinez

29 de jun. de 2021

Empresas

Photo Credits: Inditex, fotografía de archivo.

Madrid – El poder y la imagen que atesoran tanto el Grupo Inditex como sus diferentes marcas filiales, entre las que encontramos nombres de cadenas de moda tan conocidas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home, Uterqüe o Lefties, está ya de sobra demostrado dentro del ámbito de la moda. Algo que sin embargo no ha impedido que la multinacional española haya debido de hacer frente, y así siga haciéndolo, a uno de sus periodos más desafiantes como consecuencia de esta pandemia por coronavirus. Una crisis de naturaleza sanitaria que rápidamente ha sobrevenido en otra de carácter social y económico, que terminó empujando al Grupo a registrar sus primeras pérdidas de la historia, después de un negro primer trimestre de 2020 en el que sus ventas llegaron a caer un -44 por ciento y que cerraba con unas pérdidas totales por valor de -409 millones de euros.

Como respuesta al complejo horizonte que se le presentaba a la multinacional, era en aquel momento cuando desde la dirección del Grupo daban a conocer su controvertido plan de modernización “Horizonte 2022”. Un plan estratégico al que la compañía decidía destinar unos cerca de 2.700 millones de euros, y que ya ha supuesto desde la modernización y digitalización de su red de tiendas, con soluciones especialmente dirigidas a potenciar su carácter como espacios “phygital” como ese nuevo “Modo Tienda” que ha implementado ya tanto en Zara como en Massimo Dutti; hasta la construcción de los nuevos “Zara Estudios”, o la aplicación de buena parte de ese polémico plan de “absorciones” con el que la compañía estimaba llegar a reducir en entre 1.000 y 1.200 su número de establecimientos, y que ya ha supuesto la pérdida de un total de 640 puntos de venta durante el último año.

Medidas todas estas a las que habría que sumar además la sorpresa que daban desde la compañía este pasado mes de mayo, tras anunciar el inmediato lanzamiento de “Zara Beauty”. No tanto por lo que representaba la acción como entrada de la cadena estrella del Grupo en la categoría de cosmética y perfumería, en la que ya se encontraba presente con un reducido número de artículos, sino por el amplio desarrollo que la multinacional prometía, tal y como finalmente ha hecho, sobre una categoría que se decidía a equiparar con las de sus líneas de moda para hombre, mujer e infantil. Una apuesta por la diversificación más allá de la moda y del textil, siguiendo con el ejemplo de Zara Home, cuya próxima parada bien podría estar en los sectores de la alimentación, la hostelería y la restauración. Ámbitos en los que desde hace cerca de una década que desde Inditex vienen batallando, judicialmente, por poder lograr registrar la marca “Zara”.

Photo Credits: Inditex, fotografía de archivo.

Nueva vista ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Como último capítulo de esa misma batalla legal, esta previsto que a las 10:00h de la mañana del día de hoy, martes 29 de abril de 2021, de comienzo una vista ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, a instancias de Inditex, con la que desde la compañía española aspiran a lograr finalmente registrar el nombre de su marca más popular, Zara, como nombre comercial válido para la comercialización de diferentes productos y servicios ligados a la alimentación. Una decisión con la que, a la espera de lo que finalmente decida el Tribunal, la compañía busca corregir las últimas decisiones adoptadas desde la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

Era ante la misma EUIPO frente a la que acudía Inditex allá por marzo de 2010 para registrar dentro del ámbito de la Unión Europea la marca “Zara” como nombre comercial para esa serie de productos y servicios vinculados a la alimentación. Una acción que encontraba oposición en la compañía italiana Ffauf Italia SpA, con sede en la provincia de Treviso, que entendía que la nueva marca entraba en conflicto con su marca, ya registrada, “Le Delizie Zara”. Se iniciaba así un largo proceso a lo largo del cual desde la EUIPO han ido viniendo estimando y desestimando alegaciones y recursos por ambas partes, que finalmente concluían en una primera resolución, con fecha de 2014, en la que se acordaba negar, parcialmente, el registro de Zara por parte de Inditex como una marca válida para determinados artículos y servicios vinculados a la alimentación. Una sentencia que era nuevamente confirmada por la misma Oficina en 2018 tras estimar los recursos presentados por ambas partes.

Lejos de conformarse, la compañía española recurría en aquel mismo momento ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea la decisión acordada por la EUIPO, logrando, ya el 8 de mayo de 2019, una primera sentencia a su favor por parte del Tribunal. Desde donde desestimaban las razones argumentadas desde la EUIPO, en las que sostenían que Ffauf había probado el uso efectivo de su marca “Zara”, instando a la Oficina a que dictara una nueva resolución.

Aceptando la decisión del Tribunal, desde la EUIPO anulaban parcialmente su anterior resolución, dictaminando una nueva, a fechas del pasado mes de mayo de 2020, en la que permitían el registro en alimentación de la marca Zara a Inditex, pero nuevamente solo para un reducido número de productos y servicios. Una decisión que no era nuevamente aceptada por la compañía española, que decidía acudir nuevamente ante el Tribunal de Justicia de la UE. Tribunal frente al que, en la vista que dará comienzo hoy, solicitan que anule parcialmente la resolución de la EUIPO y permita el registro de Zara por parte de Inditex en las clases 29 (relativa a la venta de carnes, pescados, frutas, verduras, conservas, confituras, huevos, aceites, productos lácteos, y otros), 30 (para la venta de café, té, cacao, helados, salsas o harinas), 35 (para los servicios de publicidad o administración comercial) y 43 (para los servicios de restauración y hospedaje temporal) de la Clasificación de Niza. Así como que condene a costas a la EUIPO y, “en su caso”, a la otra parte personada en el procedimiento seguido ante la Oficina de Propiedad Intelectual, la italiana Ffauf.

Photo Credits: Inditex, fotografía de archivo.

¿Abriendo el camino hacia el primer café y el primer hotel “Zara” de Inditex?

Este gran interés que desde la compañía española están demostrando a la hora de poder registrar “Zara” como marca comercial apta para la venta y la puesta en marcha de servicios ligados a la alimentación, podría responder bien a dos estrategias distintas mantenidas desde la dirección de Inditex. Distintas, pero no por ello en conflicto.

Así pues, por un lado, y sin que desde la compañía —siguiendo con su línea habitual— entren a debatir sobre esta serie de cuestiones, estaría la decisión de Inditex de, con esta batalla frente a las instancias europeas, garantizarse para sí el control total y la imagen de todo aquello que pueda vincularse al nombre de “Zara” como marca comercial. Impidiendo así el que puedan aparecer productos o servicios ofrecidos por terceros que puedan valerse de las siglas de su principal cadena, desvirtuando con sus ventas, acciones y productos los valores de la que es una marca global sinónimo mismo del propio nombre de Inditex.

De igual modo, también podría verse al fondo de este notable interés la estrategia de la multinacional por allanar su entrada, más pronto o más tarde, en los sectores tanto de la alimentación como de la restauración y la hostelería. Un movimiento con el que desde la compañía serían capaces de reforzar esa diversificación más allá del sector de la moda y del textil, que ya han emprendido con Zara Home y Zara Beauty, permitiendo ampliar sus nichos de mercado e impulsando su crecimiento hacia nuevos ámbitos, mediante, por ejemplo, desde el lanzamiento de nuevas líneas de productos —¿quién no se tomaría un buen té bajo el nombre de Zara?— hasta su entrada en nuevos modelos de negocio, con la apertura de desde cafeterías a hoteles o incluso supermercados.

Unos nuevos ámbitos sobre los que la multinacional bien podría comenzar a experimentar desde los propios establecimientos de Zara, mediante la implantación de nuevos lineales o secciones dedicadas a la alimentación o la restauración. Algo que ya ofrecen, en distinto grado, otras grandes cadenas del retail, como el Grupo H&M en distintas de sus cadenas o Primark, como parte misma de su enriquecedora experiencia de compra en el medio físicos. Otro de los objetivos que bien podrían perseguir desde Inditex, frente a un contexto en el que no es sino la “experiencia” y los nuevos servicios en tienda los que se muestran ante el consumidor como el principal reclamo y atractivo de un proceso de venta físico, diferente, aunque complementario, al ofrecido a través del medio online.