• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Burberry corrige su rumbo y cierra el ejercicio disparando beneficios en un +200 por ciento

Burberry corrige su rumbo y cierra el ejercicio disparando beneficios en un +200 por ciento

Empresas

Photo Credits: Burberry.
Por Jaime Martinez

13 de may. de 2021

Madrid – El Grupo de modas británico Burberry acaba de dar a conocer esta misma mañana sus cifras, preliminares, relativas a su último ejercicio anual de 2020/2021. Periodo de 52 semanas finalizado el pasado 27 de marzo, que ha venido marcado por los duros efectos de esta pandemia por coronavirus, durante el que la compañía llegó a generar unas ventas totales por valor de 2.344 millones de libras. Un -10,9 por ciento por debajo que con respecto a los 2.633 millones de libras que logró recoger durante el mismo periodo del pasado año. Una caída de la facturación que no obstante no se habría visto reflejada en su capítulo de beneficios, que el Grupo logra cerrar con un aumento del +209,13 por ciento, gracias a un beneficio anual por valor de 375,9 millones de libras, muy superior a los 121,6 millones de libras que llegó a registrar a lo largo de su ejercicio anterior.

“Durante los últimos tres años hemos transformado nuestro modelo de negocio y construido una nueva Burberry, anclada firmemente en el sector del lujo”, entraba a detallar Marco Gobbetti, director ejecutivo de Burberry, a lo largo de unas declaraciones difundidas desde la propia firma de moda británica. A medida que implementaban dicha estrategia, “hemos revitalizado nuestra imagen de marca, renovado nuestra oferta de productos y elevado la experiencia de nuestros clientes, al mismo tiempo que avanzábamos en el desarrollo de nuestra ambiciosa agenda social y medioambiental”, dos de los pilares sobre los que Burberry ha sabido bien sostener su nueva imagen de marca.

Regresando a los aspectos puramente económicos, “a pesar del Covid-19”, apunta Gobbetti, “conseguimos nuestros objetivos para todo el año y obtuvimos un sólido conjunto de resultados para el periodo fiscal 2020/2021, logrando terminar el año con un buen crecimiento de las ventas a precio total”. Mientras que, de cara ya a este nuevo ejercicio en el que se encuentra inmersa la compañía, “apoyándonos en estas bases y en la fortaleza de nuestros equipos, aceleraremos nuestro crecimiento y generaremos valor al tiempo que continuamos construyendo un futuro más inclusivo y sostenible”.

Asia-Pacífico, primer marcado para Burberry con un 52 por ciento de la facturación total

Entrando así pues a analizar las distintas fases y los pormenores a los que ha debido de venir haciendo frente la firma de moda británica a lo largo de todo este último ejercicio anual, por canales, la compañía ha registrado unos ingresos totales a través del canal minorista por valor de 1.910 millones de libras. Facturación que completaba con los 396 millones de libras que recogía a través del canal mayoristas, y con los 38 millones de libras obtenidos a través de sus diferentes acuerdos de licencia.

En cuanto al comportamiento de la compañía, por mercados, es la región de Asia-Pacífico la que se consolida, y a una holgada distancia, como la principal fuente de ingresos para Burberry, sumando un total de 1.203 millones de libras, un 52 por ciento, de los 2.306 millones generados por el Grupo en todo el ejercicio a través de los canales mayorista y retail. Seguida en este sentido por la región de Emeia, en la que Burberry ha recogido un total de 628 millones de libras, y de las Américas, donde en su caso ha llegado a generar unos ingresos totales por valor de 475 millones de libras. Mercados todos ellos en los que, a excepción de Asia —donde crece un +15,56 por ciento— (1.041 millones el pasado año), la compañía registra un retroceso con respecto a los valores del pasado año, con una caída de la facturación del -34,58 por ciento en Emeia (960 millones el pasado año) y del -18,8 por ciento en las Américas (585 millones el pasado año).

Marcada tendencia al alza

Con respecto ya a la evolución que ha seguido la compañía a lo largo de todo el año, y en lo que nos sirve bien para destacar esa tendencia al alza que ha experimentado a nivel de facturación, las ventas comparables en tienda de Burberry caían un -45 por ciento durante el primer trimestre del ejercicio, para desde ahí ir reduciendo esa caída hasta un -6 por ciento en el segundo trimestre, un -9 por ciento en el tercer trimestre, y desde ahí disparándose en un +32 por ciento durante el cuarto y último trimestres del año. Dejando la media anual en una caída en ventas de tan solo un -9 por ciento, muy alejada, por suerte para la compañía, de esa alarmante caída del -45 por ciento que recogía durante los primeros meses del ejercicio.

Hacia una nueva fase de “aceleración y crecimiento”

De cara a este nuevo ejercicio hacia el que se adentra ahora la multinacional británica, desde Burberry estiman un aumento de los ingresos en el rango de un solo dígito, de estimación alta. Un crecimiento que esperan que se verá respaldado gracias al aumento de las ventas a un precio completo, con lo que además les permitirá avanzar en su estrategia de elevar el valor de la marca, mediante la consecución de objetivos como los de suprimir las rebajas de sus artículos en las principales tiendas. Lo que estiman puedan llevar ya acabo durante este mismo ejercicio anual de 2021/2022.

Bajo el lema “aceleración y crecimiento”, y tras haber sorteado “con éxito nuestra transformación y establecido unas bases sólidas” para su modelo de negocio, “estamos buen posicionados para embarcarnos en el próximo capítulo de crecimiento y aceleración” de la compañía. Un nuevo periodo, que arranca este mismo ejercicio de 2021/2022, durante el que “aprovecharemos nuestro valor de marca único para garantizar un crecimiento sostenible de alta calidad, y para continuar impulsando un cambio positivo” dentro de la industria.

Entrando a detallar las bases sobre las que se implementará esta nueva fase, desde Burberry explican que, en términos de ingresos, “aceleraremos nuestros crecimiento enfocándonos en cinco puntos”, en “continuar construyendo una imagen de marca y una comunidad”, “centrándonos en nuestras principales categorías de lujo, prendas ‘outerwear’ y artículos de cuero”, en “impulsar el rendimiento de nuestra red de tiendas, mediante el despliegue de nuevos conceptos y escalando nuevas experiencias basadas en la omnicanalidad”, “potenciando las ventas online valiéndonos de nuestro liderazgo en el medio digital” y “aumentando nuestra política de ventas a precio completo”.

Junto a estas medidas en materia económica dirigidas a consolidar el buen rendimiento financiero de Burberry, desde la compañía igualmente destacan que “seremos implacables en nuestro enfoque en materia de sostenibilidad y prioridades sociales”. Puesto que “estamos comprometidos a seguir construyendo, no solo una Burberry financieramente más sólida, sino también una mejor compañía”. Razón por la que “defenderemos la diversidad, la igualdad y la inclusión”, y “empoderaremos a los jóvenes de nuestras comunidades, brindándoles a más de ellos las habilidades, la confianza y las oportunidades que les permitan triunfar”. Y todo ello al mismo tiempo que “construiremos un futuro más sostenible para el sector del lujo, reduciendo aún más nuestro impacto ambiental y favoreciendo la transformación de nuestra industria”.