Entre las siluetas muy femeninas de cintura marcada de Véronique Leroy, Mugler o Elie Saab, y la colección unisex sobredimensionada de Vivienne Westwood, dos concepciones antagón